Boni: Una historia de autosuficiencia

Hoy, Boni habla de su vida en Estados Unidos con una humilde confianza. En los cinco años que Boni ha vivido en el país, se ha forjado una seguridad financiera. Se ha desenvuelto en entornos y sistemas financieros desconocidos con solidez y sabiduría.

La historia de Boni es, en realidad, una historia de independencia y autosuficiencia, una característica de las comunidades de inmigrantes. Mientras comparte con nosotros su viaje y sus ideas, dice:

"Es agradable tener el espacio para pensar en estas cosas. No suelo tener tiempo para reflexionar sobre mi trayectoria".

Boni creció en las afueras de Puebla, México.

La familia de Boni pertenecía a un entorno indígena azteca, por lo que creció hablando su lengua materna Náhuatlen lugar de español. Vivía en un hogar con su madre, su padre y cuatro hermanos.

Su familia no era rica, y creían en la idea de que "Lo que tienes es lo que es tuyo".

"En México, si no eres rico, ves los préstamos como si te cavaras un agujero".

Crédito era un concepto extraño para Boni. Según Boni, en México, crédito sólo lo utilizaban las comunidades ricas o los empresarios con operaciones a gran escala. Además, muchas instituciones financieras de México no le parecían muy fiables o de confianza, por lo que la familia de Boni se mantenía generalmente alejada de estas instituciones. Cuando Boni vivía en México, se enteró de un desafortunado incidente entre miembros de la comunidad local y el personal de un banco local. Algunos miembros de la comunidad habían abierto cuentas de ahorro en el banco y habían depositado sus ganancias en la cuenta. Unas semanas después, su dinero ya no estaba allí, y el director de la sucursal no ayudó a resolver el problema.

A los 27 años, Boni se trasladó a Estados Unidos para encontrar un empleo y reforzar su seguridad económica.

"A menudo oyes que hay más oportunidades en este país, así que empiezas a pensar en cómo puedes llegar aquí y mejorar tu vida".

En Estados Unidos, Boni se dio cuenta rápidamente de que el crédito, y formar parte de la corriente financiera, es necesario para todos. Cuando llegó a California, Boni se centró en lo básico. ¿Cómo iba a empezar a ganarse la vida? ¿Dónde iba a vivir? ¿Cómo se aseguraría la comida?

"Llegas aquí y no tienes dinero, así que al principio no te preocupas por el crédito. Al primer día de llegar a EE.UU., te preocupas por lo que vas a comer, vivir y vestir".


Después de encontrar una vivienda y un empleo, la necesidad de un historial crediticio empezó a aparecer en la vida de Boni. Gracias a su habilidad para la remodelación, Boni encontró fácilmente trabajo en la construcción. Era un contratista independiente y, a medida que el alcance de sus proyectos aumentaba, necesitaba alquilar más productos a empresas de alquiler de equipos. Pero para poder alquilar el equipo, tenía que mostrar un historial de crédito positivo. No se enteró de este requisito hasta que le rechazaron de una empresa de alquiler de equipos.

Boni tenía la opción de recurrir a la ayuda de amigos para alquilar el equipo en su nombre, pero quería ser dueño del proceso de alquiler. No quería agobiar a los demás ni acomodarse a sus horarios. Era el momento de invertir en la construcción de su crédito.

Boni quería construir su crédito para poder construir su independencia.

Habiendo crecido con el mantra de que "lo que tienes es lo que es tuyo". Boni sabía instintivamente que no quería crear crédito acumulando deudas.

En el barrio de Boni, la compra de artículos domésticos a plazos era una forma popular de crear crédito. Los representantes de una serie de empresas iban de puerta en puerta por la comunidad y vendían artículos para el hogar. Los miembros de la comunidad podían comprar los artículos a plazos, y el pago de cada mes se comunicaba a las oficinas de crédito.

Era escéptico con respecto a este método por varias razones. En primer lugar, el plan de pagos a plazos de la empresa conllevaba unos tipos de interés elevados. En segundo lugar, la empresa no ofrecía ninguna formación real sobre el crédito, por lo que la gente seguía sin saber cómo funcionaba. En tercer lugar, dado que Boni creció con la mentalidad de que 'lo que tienes es lo que es tuyo,' su intuición le llevó a no construir un crédito asumiendo una deuda.

Durante un viaje a la Consulado General de México en San José para obtener sus documentos de identidad, Boni asistió a una presentación sobre el programa Lending Circles. Estaba interesado en saber más sobre el programa, así que se pasó por la oficina de educación financiera de MAF en el consulado para hablar con Diana Adame, la asesora financiera de MAF. Al principio, Boni se mostraba escéptico con el programa Lending Circles, pero a medida que iba haciendo más preguntas, la idea le fue gustando. Se mostró especialmente receptivo al programa cuando se dio cuenta de las similitudes entre Lending Circles y Tandas - el nombre de la práctica del préstamo social en México. De repente, la idea de crear un crédito ya no le resultaba tan desconocida. Con un préstamo de interés cero, para la creación de crédito, Boni podría construir su crédito y evitar la deuda.

MAF comenzó a ofrecer servicios de empoderamiento financiero en el Consulado de México en San José y San Francisco en 2016. En San José, la entrenadora financiera de MAF, Diana Adame, dirige el Ventanilla Financiera que se traduce literalmente como "ventanilla de capacitación financiera". En el VentanillaUn día típico para Diana incluye la realización de mini presentaciones sobre una amplia gama de temas como el crédito, el ahorro y la elaboración de presupuestos, y el ofrecimiento de apoyo personalizado a los clientes a medida que navegan por sus vidas financieras.

Cuando Diana reflexiona sobre su trabajo en el consulado, piensa en su familia.

"Ojalá mis padres hubieran tenido la oportunidad de acudir a una Ventanilla Financiera cuando acababan de llegar a Estados Unidos. Habrían ahorrado mucho dinero, tiempo y energía. Hay tantos recursos que a veces no somos conscientes en nuestro día a día. No es hasta que vamos a lugares de nuestra comunidad donde nos enteramos de esos recursos y servicios. Este trabajo significa que ayudo a alguien a fijarse una meta y saber que está a su alcance. Ya no es sólo un sueño," dice Diana.

Tras participar en dos Lending Circles, Boni pudo crear su historial de crédito y alquilar equipos para su trabajo de construcción.

Boni informó recientemente a Diana sobre su puntuación de crédito: ¡un increíble 699! Además, hace poco le aprobaron su primera tarjeta de crédito. Boni quiere seguir aumentando su puntuación de crédito para poder pedir un préstamo y crear su propia empresa de construcción. Como es una persona muy independiente, le encanta la idea de ser su propio jefe.

Le preguntamos a Boni qué consejo le gustaría dar a quienes están empezando a construir su vida en este país, y esto es lo que quiso compartir:

"Empiece a construir su crédito lo antes posible. A menudo, no es hasta que necesitamos un crédito cuando nos damos cuenta de la importancia de construirlo, y esto puede hacerlo más difícil."

Cita la importancia de servicios como el Ventanilla Financiera en el Consulado de México. El consulado atiende principalmente a personas que acaban de llegar al país, por lo que puede ser una gran oportunidad para presentar a los inmigrantes recién llegados productos seguros y fiables para la creación de créditos.

"En Estados Unidos, el crédito te da la posibilidad de construir algo que puede ayudarte a construir tu futuro", dice Boni.

En un principio, Boni se trasladó a Estados Unidos con la intención de ahorrar dinero y volver a su país, México, para estar con su familia. Sin embargo, mientras sigue construyendo su futuro en este país, Boni sigue retrasando esta fecha. Le gusta trabajar en este país y aprecia la independencia que se ha forjado en pocos años.

MISSION ASSET FUND ES UNA ORGANIZACIÓN 501C3

Copyright © 2021 Mission Asset Fund. Reservados todos los derechos.

Spanish