Claudia: Convertirse en ciudadana estadounidense


De México a San Francisco, esta estilista siguió su sueño y es una orgullosa nueva ciudadana estadounidense

Había un zumbido de emoción en la multitud sentada en el balcón del Teatro Paramount de Oakland. Familias y amigos sonrientes agitaban banderas americanas y niños emocionados agarraban ramos de flores. Era como una ceremonia de graduación con certificados de cambio de vida y oradores de felicitación. Pero esta era una ceremonia de ciudadanía. En unos momentos, todos los presentes en el piso de abajo serían ciudadanos estadounidenses.

El funcionario de inmigración en el escenario dijo a los futuros ciudadanos: "Este país es un lugar mejor gracias a vuestro talento, carácter y personalidad. Gracias por elegir los Estados Unidos".

Claudia Quijano se puso en pie con orgullo junto a otros 1.003 inmigrantes de 93 países de origen que escuchaban el discurso. Se pidió a cada persona que se pusiera en pie cuando se llamara a su país de origen, momento en el que el público aclamaría hasta que todos los aspirantes a ciudadanos estuvieran de pie. El crisol de culturas de Estados Unidos estaba aquí, en esta sala, junto con Guatemala, Egipto, Alemania y Sudáfrica.

La ceremonia contó con mensajes de vídeo de la ex Secretaria de Estado Madeleine Albright y del Presidente Obama en los que se daba la bienvenida al país a los nuevos ciudadanos y se destacaba la importancia de este privilegio y deber. La oradora principal fue una jueza de inmigración e hija de inmigrantes armenios y finlandeses, que habló sobre el compromiso cívico y el servicio al país.

El viaje de Claudia comenzó hace 9 años, en agosto de 2004, cuando emigró sola desde México a Santa Rosa. Solicitó asilo político y se trasladó a San Francisco poco después. De regreso a México, Claudia estudió en una escuela de belleza y se apasionó por la coloración del cabello. Empezó a peinar en 1987 y tuvo su propio salón en 1991. Soñaba con triunfar en Estados Unidos, pero sabía que tendría que competir con tantos otros inmigrantes y ciudadanos estadounidenses.

"Es increíble. Para mí es un día muy importante. Representa el objetivo más importante para mí en mi vida", dijo.

Cuando Claudia llegó por primera vez a EE.UU., tuvo problemas para conseguir la documentación adecuada para la residencia legal. Consiguió un abogado que la ayudó a convertirse en residente permanente, pero luego descubrió que seguía siendo difícil para ella conseguir el tipo de trabajos que quería porque no era ciudadana. Pero Claudia no se desanimó.

Trabajaba como estilista en un salón de belleza en el Distrito de la Misión cuando se enteró de la existencia de Mission Asset Fund y del Programa Lending Circles para la Ciudadanía, que puso en contacto a los aspirantes a ciudadanos con los recursos y el acceso a la financiación de la tasa de solicitud de ciudadanía $680. Se sintió abrumada por lo mucho que MAF pudo proporcionarle la información que necesitaba.

"Todos allí estaban siempre contentos y me ayudaban mucho", dijo con una sonrisa.

En enero de 2014, Claudia se unió a un Círculo de Préstamos para la Ciudadanía y recibió su cheque por la cuota de solicitud $680. Describió el proceso de solicitud como "fácil" gracias a la implicación y el apoyo de MAF y otras organizaciones sin ánimo de lucro.

Claudia está entusiasmada por los muchos beneficios que obtendrá como ciudadana, pero la oportunidad de votar es la número uno.

"Son muchas las responsabilidades que tengo ahora", dijo. "La más importante es que puedo votar y mejorar mi vida".

Los candidatos recitaron el himno nacional, seguido del juramento de ciudadanía y la promesa de lealtad. El momento fue muy emotivo para Claudia.

"Casi lloré en la ceremonia. Mi parte favorita fue cantar el himno con todos. Todos cantábamos y nos sentíamos felices", dijo.

Su consejo para otros inmigrantes y aspirantes a ciudadanos es que luchen por sus sueños y no se rindan.

"Cree en ti mismo y busca lugares que te ayuden", dijo.

La ceremonia se cerró con un coro local que cantó dos canciones clásicas del folclore estadounidense, "America the Beautiful" y "This Land is Your Land".

La amiga de muchos años de Claudia, Maritza Herdocia, se unió a ella después de la ceremonia para celebrar su logro. Claudia nombró a Maritca como su principal apoyo durante los últimos ocho años.

Para Claudia, convertirse en ciudadana estadounidense significa abrir más oportunidades. Durante años ha trabajado como peluquera, alquilando sillas en pequeños salones de San Francisco. Pero ahora que es una nueva estadounidense, está dispuesta a emprender algo aún más grande: abrir su propio salón de belleza.

MISSION ASSET FUND ES UNA ORGANIZACIÓN 501C3

Copyright © 2021 Mission Asset Fund. Reservados todos los derechos.

Spanish