Un sueño que ya no se aplaza

Hace unas semanas, Edgar hizo algo con lo que había estado soñando durante los últimos dos años. En un día soleado en el distrito de la Misión de San Francisco, Edgar entró en la oficina de la Administración de la Seguridad Social y empezó a rellenar una solicitud. Quizá recuerden a Edgar y a su compañero Gustavo de cuando se les presentó por primera vez en el Reportero del Área de la Bahía. Mission Asset Fund y The Bay Area Reporter han estado estrechamente siguiendo el viaje de dos años de Edgar y Gustavo.

Edgar y Gustavo llevaban casi toda su vida persiguiendo el sueño americano. Un sueño que, hasta hace poco, pensaban que nunca podría hacerse realidad. De niños, emigraron con sus padres a Estados Unidos en busca de oportunidades y una vida mejor. Cuando llegaron se unieron a Otros 11 millones de inmigrantes indocumentados que viven en los Estados Unidos tratando de salir adelante.

Edgar y Gustavo en la oficina de Mission Asset Fund (Foto: Rick Gerharter)

Persiguiendo el sueño americano

Hace dos años, Edgar nunca pensó que algún día podría realizar su sueño americano. Las vidas de Gustavo y Edgar se habían visto muy limitadas por su condición de indocumentados. El sueño de la infancia de Edgar de ser profesor había quedado en suspenso indefinidamente después del instituto. Había sido aceptado en la Universidad de Berkeley, pero no pudo matricularse porque los estudiantes indocumentados no pueden acceder a los préstamos convencionales ni a la ayuda financiera federal para estudiantes.

Una vez incorporado al mundo laboral, Edgar era un empleado ejemplar, se ganaba el respeto de sus compañeros y era reconocido por sus supervisores por su gran ética de trabajo. Todo esto se vino abajo cuando le ofrecieron un ascenso. Edgar no pudo presentar la documentación que la empresa le pedía y se vio obligado a abandonar

Gustavo tampoco pudo asistir a la universidad y sólo pudo conseguir trabajo después de la escuela secundaria limpiando casas de la gente, trabajando durante largas horas y con poca paga.

Otro de los retos a los que se enfrentó Edgar como inmigrante indocumentado fue estar separado de sus dos hijos pequeños. Sin documentación, ni Gustavo ni Edgar pueden subir a un avión para llevarlos a casa en San Francisco. Gustavo sólo ha podido hablar con sus hijos periódicamente por teléfono. Gustavo y Edgar esperan el día en que puedan reunirse con los niños para que su familia esté completa.

Una nueva oportunidad

A principios de 2012, las vidas de Edgar y Gustavo cambiarían para siempre cuando la Administración Obama anunció un nuevo programa que ofrecería protección contra la deportación y permiso para trabajar a algunos jóvenes indocumentados que vivían en Estados Unidos y que habían llegado antes de cumplir los 16 años que aún no habían cumplido los 31.

El Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA)era la oportunidad que habían estado esperando. Al igual que muchos otros indocumentados que viven en Estados Unidos, Edgar y Gustavo no tenían cuenta bancaria y pasaban por constantes dificultades económicas. Vivían de cheque en cheque, y la cuota de solicitud de cuatrocientos sesenta y cinco dólares estaba aparentemente fuera de su alcance. Edgar y Gustavo estaban decididos a encontrar una forma de cubrir los costes.

Unirse a un Círculo

A través de los amigos y la Centro LGBT de SFEdgar y Gustavo se enteraron de que el Mission Asset Fund Círculo de préstamos para soñadores programa. El programa Lending Circles for Dreamers ofrece préstamos sin intereses que permitieron a Edgar y Gustavo, y a muchos otros como ellos, acceder a los cuatrocientos sesenta y cinco dólares que necesitaban para cubrir las tasas de solicitud. A lo largo de los diez meses que dura el programa, los participantes toman clases de formación financiera en línea y construyen su crédito mientras devuelven el préstamo. Cuando los participantes están listos para solicitar la DACA, Mission Asset Fund les entrega un cheque a nombre del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos.

El viaje de dos años a la Oficina de la Seguridad Social para Edgar y Gustavo estuvo repleto de montañas de papeleo y kilómetros de burocracia. Un problema de papeleo ya resuelto obligó a suspender la solicitud de Gustavo durante semanas, mientras que un error de archivo obligó a Edgar a reiniciar su solicitud. A pesar de todo, Gustavo y Edgar siempre se han apoyado mutuamente. Ahora tienen documentación, comunidad e historial de crédito.

Con su nueva capacidad de acceso a la corriente financiera, están un paso más cerca de lograr sus objetivos. El programa Lending Circle for Dreamers y DACA han abierto las posibilidades para Edgar y Gustavo. Edgar podrá ahora volver a estudiar, reunir a su familia y encontrar un trabajo estable. A medida que se seca la tinta de su solicitud de Seguridad Social, el sueño de Edgar por fin se hace realidad.

MISSION ASSET FUND ES UNA ORGANIZACIÓN 501C3

Copyright © 2021 Mission Asset Fund. Reservados todos los derechos.

Spanish