Campeón destacado: Conoce a Gaby Zamudio


Es una desarrolladora de interfaz de usuario bilingüe y profesional del ping pong a la que le apasiona utilizar la tecnología para el bien.

Conoce a Gaby Zamudio, una desarrolladora bilingüe especializada en interfaz de usuario y una persona positiva que siempre está buscando oportunidades para utilizar sus habilidades tecnológicas para apoyar a las organizaciones locales sin fines de lucro. Gaby es la cofundadora de Meraki Creativeuna comunidad para mujeres emprendedoras y antigua desarrolladora en Thoughtworks. Desde 2016, es miembro del Consejo Asesor de Tecnología (TAC) de MAF, un grupo de profesionales de las principales empresas tecnológicas del Área de la Bahía que proporcionan liderazgo, asesoramiento y consejo para ayudar a MAF a utilizar la tecnología para satisfacer mejor las necesidades financieras de los consumidores de bajos ingresos.

Tuvimos la oportunidad de sentarnos con Gaby y aprender más sobre lo que la impulsa a apoyar a MAF.

MAF: Háblenos de usted. ¿Pasatiempos, intereses, pasiones?

GZ: Me he formado como desarrollador y diseñador de interfaz de usuario y me encanta encontrar formas creativas de mostrar datos e información. Recientemente tuve la oportunidad de servir como asistente de instrucción en un curso de desarrollo front-end en General Assembly aquí en San Francisco.

Un dato curioso que la mayoría de la gente no conoce sobre mí es que de pequeña jugaba al tenis de mesa (también conocido como ping pong) y tuve la oportunidad de representar a mi región en competiciones. Normalmente era la única mujer que participaba, lo que me preparó para la industria tecnológica, donde a menudo tengo una experiencia similar.

MAF: ¿Qué cuestiones le impulsan a actuar?

GZ: En primer lugar, la justicia social siempre ha sido importante para mí. Me crié durante un periodo de conflicto interno en Perú, cuando había dos poderosos partidos terroristas, así que fue una época peligrosa. Muchas personas desaparecieron. Mi madre trabajaba en una organización de derechos humanos y mi padre era sociólogo y activista. Mi madre puso mucho empeño en su trabajo. De niña, recuerdo que deseaba poder verla más, y luego abrí mi corazón para darme cuenta de que quizá otras personas necesitaban a mi madre más que yo. Me sentía en conflicto porque, a diferencia de muchos otros, yo tenía comida y un lugar seguro donde dormir. Pero fácilmente podría haber estado en su situación. Esta experiencia dio forma a mi compromiso de crear un mundo más justo desde el punto de vista social y económico.

En segundo lugar, me preocupan mucho los derechos de los inmigrantes. Me trasladé sola a Estados Unidos desde Perú a los 19 años, por lo que puedo identificarme con la experiencia de los inmigrantes en este país.

Por último, me apasiona el medio ambiente. Al haber crecido en una ciudad minera, he visto cómo estas industrias contaminan nuestras comunidades. Si no protegemos nuestro medio ambiente, no podremos avanzar en otras cuestiones como la justicia social y la educación.

MAF: ¿Qué le llevó a participar en MAF?

GZ: La primera vez que oí hablar de MAF fue a través de un amigo que había participado en un Círculo de Préstamos, e inmediatamente reconocí la práctica. En Perú, muchas personas participan en panderos para ahorrar dinero para grandes compras mientras rinden cuentas a un grupo. Me encanta cómo MAF conecta la práctica del ahorro en grupo con la creación de crédito y la educación financiera.

Cuando me mudé sola a Estados Unidos, el sistema financiero de aquí era completamente nuevo para mí. No sabía lo que era el crédito.

Cuando empecé la universidad, fue confuso navegar por el proceso de los préstamos estudiantiles. Podría haber pedido fácilmente más préstamos de los que necesitaba y haberme metido en un agujero del que no podría salir. Afortunadamente, eso no ocurrió. Pero mi experiencia me enseñó que todo el mundo -no sólo los inmigrantes- puede beneficiarse de más información y herramientas para navegar por el sistema financiero.

Unos años después de conocer MAF, un amigo me sugirió que estudiara el nuevo Consejo Asesor de Tecnología (TAC) de MAF. Las organizaciones sin ánimo de lucro no suelen tener los mismos recursos tecnológicos que las empresas con ánimo de lucro, y me siento honrada de poder utilizar mis conocimientos técnicos para aumentar la capacidad tecnológica de MAF y ayudar a crear un mayor impacto.

MAF: ¿Por qué invierte su tiempo y habilidades en el trabajo que hacemos juntos?

GZ: Para mí, se trata de empoderar a la gente. En la primera reunión del TAC, tuve la oportunidad de conocer a Luis, que ahora es propietario de D'maize, un restaurante salvadoreño en San Francisco. Un préstamo de MAF les permitió a él y a su mujer mejorar su puntuación crediticia y acceder a préstamos mayores para hacer crecer su negocio. Con el tiempo contrataron a personal de su comunidad, y ahora retribuyen donando el catering para los eventos de su hijo.

Espero ser un granito de arena (grano de arena) que soporta este sorprendente efecto de ondulación.

MAF: ¿Qué espera de nuestro trabajo conjunto en los próximos meses?

GZ: Estoy deseando apoyar el desarrollo de la aplicación Lending Circles y ver la versión final cuando esté lista. Me siento orgulloso de haber contribuido al diseño de esta aplicación única en su género. Espero que el equipo de MAF se sienta igual de orgulloso. También me entusiasma reflexionar sobre lo que hemos aprendido de este proceso a medida que avanzamos con más productos tecnológicos.

MISSION ASSET FUND ES UNA ORGANIZACIÓN 501C3

Copyright © 2021 Mission Asset Fund. Reservados todos los derechos.

Spanish