Los sueños de Claudia: salud, crédito y una nueva panadería

Cuando al marido de Claudia le ofrecieron un trabajo en Estados Unidos, ella le animó a aceptarlo e insistió en que toda la familia -los dos y sus dos hijos- se trasladara de Guatemala para construir una nueva vida. Para Claudia era importante que su familia permaneciera unida.

Tres mil millas después, su familia llegó a Virginia, su nuevo hogar. El marido de Claudia comenzó su nuevo trabajo, y Claudia se dedicó a cuidar de los niños a tiempo completo y a mejorar su nivel de inglés. Lo hizo con un objetivo concreto: quería montar un negocio de panadería, como el que había fundado y gestionado con orgullo en Guatemala.

Claudia y su familia llevaban poco más de un año viviendo en Virginia cuando tuvo un desmayo y tuvo que ser llevada a urgencias. Tenía la tensión baja y su nivel de azúcar en sangre había bajado repentinamente.

Poco antes, el contrato de trabajo de su marido había terminado. Claudia ya no tenía seguro médico. Los médicos le dieron el alta rápidamente y le hicieron unas pruebas mínimas, pero la factura del hospital seguía sumando $6.000, mucho más de lo que podía pagar de su bolsillo. Claudia no tuvo más remedio que inscribirse en un plan de pagos con el hospital.

Antes de solicitar el plan de pagos, Claudia no había pensado mucho en crear un historial de crédito. Mudarse a un nuevo país le exigía navegar por innumerables sistemas y burocracias desconocidas. Claudia ya tenía bastante con lo suyo. Crear un crédito no era una prioridad.

Pero cuando solicitó el plan de pagos al hospital, Claudia tuvo su primer encuentro con los costes de ser invisible al crédito en Estados Unidos. Sin crédito, estaba sujeta a elevados tipos de interés en las facturas que ya eran una carga para su presupuesto familiar. Tuvo que utilizar la tarjeta de crédito de su marido para hacer los pagos de sus facturas médicas, y la deuda médica hizo que su puntuación crediticia disminuyera considerablemente.

Con sus aspiraciones de panadería en mente, Claudia decidió dar prioridad a la creación de su propio historial de crédito. Pero la motivación no era suficiente. No tenía ni idea de por dónde empezar.

Un amigo animó a Claudia a visitar Northern Virginia Family Service (NVFS), una organización de servicios sociales sin ánimo de lucro que apoya a las familias de toda la región y facilita la creación de liderazgo e innovación entre los miembros de la comunidad. Uno de los programas de NVFS, llamado Escala, ofrece asesoramiento individualizado para el desarrollo de pequeñas empresas a familias latinas. Un objetivo a largo plazo del programa es contribuir a la creación de activos y riqueza para los residentes latinos de ingresos bajos y moderados del norte de Virginia.

Claudia se matriculó en un seminario llamado "Cómo crear una empresa". Fue en ese curso donde conoció el Lending Circles.

NVFS se había unido a la red nacional de MAF de Lending Circles en 2015. Dados sus programas existentes para apoyar la creación de activos, la creación de crédito y la propiedad de pequeñas empresas en todo el norte de Virginia, y su reputación como proveedor de confianza de programas culturalmente relevantes, la asociación era un ajuste perfecto. Al integrar el Lending Circles en el conjunto de programas existentes, el NVFS pudo ofrecer una vía probada para mejorar el crédito de los clientes ya dedicados a mejorar la salud financiera de sus familias.

Al no tener ingresos propios, Claudia no cumplía los requisitos para unirse a un Círculo de Préstamos por su cuenta. Pero el personal de Escala la ayudó a aprovechar los ingresos de su marido para cumplir el requisito de elegibilidad. Esta adaptación capta lo que hace que el enfoque de Lending Circles sea diferente de los rígidos requisitos de las oportunidades de creación de crédito de muchas instituciones financieras estándar.

El programa Lending Circles está concebido para trabajar con las familias, no contra ellas. Tiene en cuenta la realidad de sus vidas, y los servicios se adaptan a las personas allí donde se encuentran.

Claudia se unió a un Círculo de Préstamos y empezó a hacer pagos para construirse un historial crediticio. La educación financiera integrada en el programa le proporcionó herramientas que podía utilizar para buscar otras oportunidades de creación de crédito y desarrollar su salud financiera. Abrió su primera cuenta bancaria, se fijó un objetivo de ahorro, creó un presupuesto que le ayudaría a alcanzar su objetivo y empezó a explorar los productos financieros que tendría a su disposición una vez que hubiera establecido un crédito suficiente. Gracias a Lending Circles, la puntuación de crédito de Claudia ha pasado de 0 a 680.

La visibilización de los créditos fue un estímulo para Claudia. Sintió una mayor sensación de esperanza y oportunidad. Se le estaban abriendo puertas. Estaba cada vez más cerca de su sueño de abrir su propia panadería.

Con su nueva puntuación de crédito, Claudia se dedicó primero a sus deudas médicas. Pudo refinanciar su plan de pagos en el hospital para reducir sus tasas de interés, ahorrándose inmediatamente $200 que la tasa de interés anterior había sumado.

A continuación, Claudia solicitó un préstamo personal que utilizó para contribuir a la matrícula de su sobrino en Guatemala. Su puntuación de crédito fue una hazaña personal, pero también tuvo importantes implicaciones para su familia inmediata y extensa. La oportunidad que le brindó su puntuación de crédito trascendió su red social y cruzó las fronteras internacionales.

Desde entonces, Claudia se ha unido a un segundo Círculo de Préstamos. Además de seguir mejorando su puntuación de crédito, el objetivo de Claudia en este círculo es utilizar su préstamo para financiar los costes de puesta en marcha de su negocio de panadería, incluyendo el registro de la empresa, el acceso a una cocina comercial y los suministros del negocio. Cada día, la puntuación crediticia de Claudia, su conocimiento financiero y su determinación y perseverancia la acercan más y más a sus sueños.

Un agradecimiento especial a Karina, coordinadora del sitio Lending Circles del NVFS, por su contribución a esta historia.

MISSION ASSET FUND ES UNA ORGANIZACIÓN 501C3

Copyright © 2020 Mission Asset Fund. Reservados todos los derechos.

Spanish