Galardonado con el Premio Bullard de la Escuela Wilson de Princeton


El 9 de abril, los Students & Alumni of Color de la Woodrow Wilson School de Princeton me honraron con el premio Edward P. Bullard. Me sentí profundamente agradecido y compartí este mensaje con mis compañeros.

Muchas gracias. Significa mucho para mí recibir este premio.

Recuerdo haber organizado el segundo simposio en 1996.

Puede que el número de asistentes a ese evento no fuera tan grande como el de hoy. Pero recuerdo que sentí la misma energía y entusiasmo por la maravillosa oportunidad de alejarnos de nuestra ajetreada vida estudiantil y reunirnos con ex alumnos, para escuchar sus historias, aprender de sus experiencias y adquirir cierta perspectiva sobre nuestras propias experiencias aquí en la Escuela Wilson.

Y ahora estamos aquí, celebrando el 20º aniversario de Estudiantes y ex alumnos de color reunirse. Y por ello debemos a Ed Bullard y a Jeffrey Prieto y a John Templeton y a todos los estudiantes de AMP que organizaron estos fines de semana una gran gratitud por su visión y su duro trabajo que nos ha llevado hasta aquí.

Poco después de recibir la llamada de Renato Rocha y Gilbert Collins sobre el Premio BullardEn la actualidad, reflexiono sobre mis experiencias aquí y sobre cómo han moldeado mi carrera y, en última instancia, mi vida.

Afortunadamente, pude olvidar todas las noches dolorosas y sin dormir de trabajar en conjuntos de problemas de economía o escribir memos de política de cinco páginas o empollar para este o aquel examen. Estoy muy agradecido de que mi cerebro haya sido capaz de borrar todos esos recuerdos para poder centrarme en todo lo bueno.

Estoy seguro de que todos los ex alumnos de esta sala pueden decir lo mismo, ¿verdad? Bueno, está bien, hablaré por mí mismo.

Pero hoy he entrado en un Bowl de la planta baja y, por primera vez, no me he puesto nerviosa. Mi ritmo cardíaco no se volvió loco, mi pierna no se inquietó. De verdad. Después de 20 años pude simplemente sentarme y disfrutar de estar aquí en Princeton. (Sí, me costó tanto tiempo superarlo).

Pensando en mi vida, pude rastrear gran parte de mi trabajo actual en el Mission Asset Fund a lo que aprendí aquí en la Escuela Wilson.

El profesor Uwe Reinhardt, por ejemplo, me abrió los ojos a las horribles injusticias de la gente que cae presa de los prestamistas depredadores en el mercado financiero. Su clase versaba sobre gestión financiera, que era un poco aburrida y árida. Pero a su manera sutil, introducía en sus clases historias sobre cómo los prestamistas manipulan las condiciones de los préstamos para cargar a los prestatarios con tasas y costes adicionales. Recuerdo que me indignaba lo fácil que era estafar a la gente y me enfadaba que los prestamistas se salieran con la suya y se quedaran impunemente con el dinero que tanto les había costado ganar.

Las historias de Reinhardt me permitieron ver las finanzas no como algo aburrido, sino como una cuestión de justicia social que podía mejorar materialmente la vida de las personas.

Y ahí está el profesor Alejandro Portes. Me enseñó una lección muy importante, que en realidad es la piedra angular de Lending Circles, un programa que ofrecemos en el Mission Asset Fund para ayudar a las familias trabajadoras a construir y mejorar su crédito.

Portes me enseñó a ver y apreciar la increíble actividad económica que se produce de manera informal.

Lo vemos en todo el mundo. El vendedor ambulante de tamales en las esquinas más concurridas. O el jornalero que realiza trabajos esporádicos.

Nos mostró que lo que hacen los vendedores ambulantes, la actividad económica que generan en la economía informal, aunque invisible, sigue siendo muy similar a la actividad económica que se da en la economía formal. No es menos deno criminalno inferiorpero lo mismo, con la única diferencia de que las actividades económicas de la economía formal tienen leyes y reglamentos que las protegen y aseguran y las hacen visibles a los sistemas económicos más amplios.

Utilicé esta idea para crear Lending Circles.

Nuestros clientes, en su mayoría inmigrantes latinos de bajos ingresos que no tienen acceso a los bancos, tienen una antigua tradición de reunirse en grupos para prestarse dinero entre sí. En México, se conocen como tandas o cundinas, y reciben muchos nombres diferentes en todo el mundo. Estos préstamos son informales y se basan en gran medida en la confianza.

Pero nadie los conoce realmente, salvo los implicados. Nadie sabe que los partícipes pagan primero estas obligaciones, antes que cualquier otra cosa. Realmente, la industria financiera nunca ha apreciado el hecho de que las tandas son un vehículo financiero fenomenal, que ayuda a los participantes a gestionar las intensas fluctuaciones de ingresos en sus vidas.

¿Por qué? Porque las tandas son informales y tienen lugar fuera de los sistemas financieros.

Son invisibles. Pero en MAF hemos cambiado eso.

Creamos un proceso para hacer visible esta actividad haciendo que la gente firme pagarés, lo que nos permite atender los préstamos e informar de la actividad de pago a las principales agencias de crédito, Experian, TransUnion y Equifax. De este modo, ayudamos a nuestros clientes a crear un historial de crédito y a mejorar su puntuación crediticia.

El programa funciona. En 2014, el gobernador Brown de California firmó una ley reconociendo a los círculos de préstamos como una fuerza para el bien. Así que, como pueden imaginar -y puedo decir esto en esta sala llena de compañeros de la política-, conseguir que un proyecto de ley se convierta en ley es muy bueno. Yo estaba entusiasmado.

Me sentí orgulloso de mí mismo por conseguirlo.

Estaba volando como una cometa cuando esto sucedió. Pero con el tiempo me di cuenta de que este logro no fue un accidente. Verá, soy el producto de la Programa de Políticas Públicas y Asuntos Internacionales (PPIA)un programa dedicado a aumentar el número de estudiantes de color en el servicio público.

Hice mi Instituto Junior de Verano aquí, en la Escuela Wilson, en 1994. Y gracias a esa experiencia, al apoyo y a la gente que conocí, pude verme aquí en la Escuela como estudiante a tiempo completo, obteniendo un MPA, y construyendo una carrera en el servicio público.

No fue un accidente. Estoy haciendo exactamente lo que este programa fue diseñado para lograr.

A lo largo de los años, el programa PPIA ha creado un increíble cuadro de profesionales de color que trabajan en el servicio público. Es maravilloso. Podemos verlo en esta sala ahora mismo. Miren a su alrededor.

Es increíble ver una sala llena de gente guapa, con talento y apasionada que dedica su carrera -su vida- al servicio público. La mitad de los estudiantes de AMP de color proceden de la vía de la PPIA.

Pero cuando se consideran los enormes problemas a los que nos enfrentamos como nación: desde la falta de confianza de los ciudadanos en nuestras instituciones y líderes; hasta las terribles desigualdades, desde la riqueza a los ingresos, pasando por las oportunidades educativas; hasta la privación de derechos de millones de personas en los procesos electorales; hasta los efectos devastadores del cambio climático... bueno, ya saben que podemos seguir durante horas enumerando todos los problemas a los que nos enfrentamos como nación.

La cuestión es que no hay suficientes profesionales de color en el servicio público que se enfrenten a estas cuestiones.

Miro alrededor de esta sala y me sorprendo con todos los presentes. Pero, francamente, no creo que seamos suficientes. Sencillamente, no hay suficiente gente en las trincheras que venga con diferentes perspectivas, diferentes ideas, diferentes experiencias de vida que puedan añadir una visión significativa a las soluciones de los problemas de nuestra nación. El número de personas en esta sala, francamente, debería ser el doble o el triple.

Aunque me encanta que la Escuela Wilson haya convertido estos fines de semana en una tradición. Creo que ha llegado el momento de que la escuela haga algo más. El statu quo ya no es aceptable. Tenemos que redoblar los esfuerzos y ampliar las vías de acceso. Necesitamos que más estudiantes de color se acerquen a las carreras de los servicios públicos. Necesitamos que más estudiantes se gradúen con un MPA. Necesitamos más profesionales de color que trabajen para crear los Estados Unidos que merecemos.

Como saben, la urgencia de este asunto no es nueva.

Muchas veces habíamos hablado de la diversidad y la inclusión y de conseguir más estudiantes de color en esta Escuela. Pero el pasado mes de junio me tocó la fibra sensible. La mañana del 18 de junio me preparaba para ir a trabajar, escuchando las noticias sobre el horrible masacre de nueve personas en Charleston, Carolina del Sur. El tiroteo se produjo el día anterior, durante un servicio de oración nocturno en la iglesia AME.

El pastor principal de la iglesia, el reverendo Clementa Pinckney, estaba entre los asesinados. Yo estaba aturdido.

El reverendo Pinckney fue becario de la PPIA; hicimos juntos el programa del Instituto Junior de Verano. Llegó a ser Representante del Estado en Carolina del Sur, y más tarde Senador del Estado. Sólo tenía 41 años cuando fue asesinado. Hizo mucho a una edad tan temprana. Aparentemente, le dispararon para encender una guerra racial. Pero su muerte fue el impulso que finalmente hizo caer la bandera confederada en Carolina del Sur, ese vergonzoso símbolo de los racistas.

Hoy, mientras estaba en el Bowl, miré hacia el lugar donde Clem solía sentarse, recordando su sonrisa fácil y su voz profunda. Pasamos 10 agotadoras semanas en esos tazones durante el verano de 1994. Y el mero hecho de pensar en él allí, en esa sala, al menos por un momento, me dio esperanza. La esperanza de que el trabajo de nuestras vidas en este mundo puede ser realmente consecuente.

Tenemos que recordar a Clem y honrar su vida.

En mi opinión, es un verdadero ejemplo de lo que significa vivir al servicio de la nación. Estados Unidos necesita más gente como Clem. Y creo que la Escuela Wilson tiene la responsabilidad y la obligación de hacer más para encontrar y formar a los Clementas del mundo para que podamos tener una oportunidad real de resolver los problemas de nuestra nación.

Gracias.

Fotografías de: Katherine Elgin Photography

MISSION ASSET FUND ES UNA ORGANIZACIÓN 501C3

Copyright © 2021 Mission Asset Fund. Reservados todos los derechos.

Spanish