Itzel: Un DREAMer que marca la diferencia

Creo que las cosas van a ir muy bien y vamos a mirar atrás y decir, sí, hemos marcado la diferencia

Itzel siempre supo que era indocumentada, lo había sabido toda su vida. Su estatus nunca había tenido un impacto importante en su vida. Era feliz en el instituto y no necesitaba el carné de conducir porque no podía permitirse un coche. Todo en su vida iba por el buen camino, pero cuando cumplió dieciocho años, las cosas dieron un giro inesperado.

Los nueve dígitos que trastocaron su futuro.

Cuando Itzel fue a solicitar el ingreso en la universidad, no pudo pasar de la primera página. Tenía unas notas fantásticas, contaba con el apoyo de su profesor y había hecho todo lo que se suponía que había que hacer para entrar en una buena universidad. Pero sus sueños de ir a la UC Berkeley o a Stanford en otoño se vieron truncados por no tener número de la Seguridad Social. Itzel no tenía un número de la Seguridad Social para rellenar la solicitud y se dio cuenta de que no podía solicitar las universidades a las que había estado deseando ir toda su vida. Se negó a que esto la limitara y, cuando su familia se mudó, se matriculó en el Community College.

Itzel no se dejó intimidar y siguió persiguiendo sus sueños.

Cuando se trasladó de su casa en Oregón a San Francisco, se matriculó en el City College. Como estudiante de fuera del estado, sus tasas eran a veces el triple de lo que pagaban los estudiantes locales. A diferencia de otros estudiantes, no podía acceder a los préstamos tradicionales, a la ayuda financiera ni a otros servicios estudiantiles. Para ella, este era un pequeño precio a pagar para continuar su educación. En la escuela se enteró de un nuevo programa diseñado por Dreamers como ella. DACA fue su oportunidad de obtener finalmente el número de seguridad social que le había impedido solicitar la universidad. Una vez que se lanzó DACA, cambió la vida de Itzel. Pudo solicitar DACA uniéndose al programa Lending Circles for DREAMers, donde recibió tutoría y ayuda financiera a través de préstamos sociales, y recibió su primer permiso de trabajo.

Vivir el SUEÑO.

Ahora Itzel podrá pagar la matrícula estatal como ciudadana y residente de San Francisco durante un año. Ha trabajado duro toda su vida y seguirá trabajando duro para alcanzar su sueño americano. Está orgullosa de ser un ejemplo de lo que pueden ser los jóvenes indocumentados, y es optimista sobre lo que el movimiento DREAMer puede lograr en el futuro. "Creo que las cosas van a ir muy bien y vamos a mirar hacia atrás y decir, sí, hemos hecho una diferencia".

MISSION ASSET FUND ES UNA ORGANIZACIÓN 501C3

Copyright © 2020 Mission Asset Fund. Reservados todos los derechos.

Spanish