Lending Circles en el Brown Boi Project


Crear crédito y confianza en las comunidades de color LGBTQ

La primera experiencia de Carla con un círculo de préstamo se produjo mucho antes de que empezara a trabajar con Brown Boi Project, y mucho antes de que oyera hablar de MAF.Los conocía como "cundinas", y los encontró por primera vez en la fábrica de ropa de Los Ángeles donde empezó a trabajar cuando era adolescente.

Ella y sus compañeros de trabajo formaron la cundina para apoyarse mutuamente en el ahorro. Cada uno de ellos acordó hacer una contribución semanal de $100.

No era una cantidad fácil de ahorrar. Carla trabajaba horas extras para asegurarse de poder hacer cada pago. Al final, ahorró suficiente dinero con la cundina para financiar un viaje a México, donde vivía gran parte de su familia.

Carla había aceptado el trabajo en la fábrica sabiendo que su objetivo final era continuar su educación, y pronto se matriculó en clases nocturnas en un colegio comunitario local.

El dinero era escaso y las clases eran caras, así que se endeudó mucho para financiar sus estudios. No se dio cuenta de que podría haber tenido derecho a una ayuda financiera.

Poco después de empezar sus estudios, Carla sufrió una lesión de espalda en el trabajo. Sus empleadores dejaron de darle horas, y finalmente pasó a tener una discapacidad y a ser estudiante a tiempo completo. Se trasladó a la Universidad de Santa Cruz y un profesor la ayudó a solicitar ayuda financiera. A Carla le encantaban sus cursos de Estudios Feministas y Sociología, pero el peso de su creciente deuda la acechaba. Comenzó a eludir las llamadas de los cobradores. Se las arregló así durante años.

Se sumió en una espiral de deudas. Su sólida puntuación crediticia de 720 se desplomó, cayendo por debajo de 500.

De Cundinas a Lending Circles

Poco después de graduarse en la universidad, Carla se encontró con un anuncio de trabajo con Proyecto Brown BoiUna organización sin ánimo de lucro de Oakland que reúne a mujeres de centro masculino, hombres, personas de dos espíritus, hombres trans y aliados para cambiar la forma en que las comunidades de color hablan sobre el género.

Lo supo enseguida: este trabajo era para ella. La misión y los valores de Brown Boi coincidían con su propia identidad y experiencia. Se presentó sin dudarlo. La competencia era enorme, con más de 80 candidatos compitiendo por el puesto. Pero Carla tenía razón en cuanto a su idoneidad para el puesto. Como ella misma dice, ella y el personal de Brown Boi "lo hicieron bien".

Había conseguido el trabajo de sus sueños. Pero sus deudas y su crédito dañado seguían limitándola.

Le costó encontrar una vivienda en Oakland que aceptara su baja puntuación de crédito. Afortunadamente, Carla tenía un amigo que la ayudó a encontrar un apartamento. Pero sin tarjeta de crédito, no podía permitirse amueblar su nueva casa.

"Todas esas cosas son tan emocionalmente agotadoras y estresantes. Me sentía deprimido. Tu puntuación de crédito casi puede sentirse unida a tu propio valor".

Fue en Brown Boi donde Carla conoció el programa Lending Circles que gestiona MAF. Estaba familiarizada con el concepto por su experiencia anterior con las cundinas. La promesa de mejorar su puntuación de crédito mediante la participación le levantó el ánimo: empezó a imaginar el alivio que sentiría si su vida dejara de estar controlada por las deudas, si sus opciones dejaran de estar limitadas por su puntuación de crédito. Después de tantos años de exclusión financiera, Carla apreció que Lending Circles estuviera abierto a ella independientemente de su puntuación de crédito.

Carla aportó a su Círculo de Préstamos la misma disciplina y dedicación que había aportado a la cundina años atrás. Después de Brown Boi se convirtió en proveedor oficial de Lending CirclesCarla aprovechó la oportunidad para convertirse en la principal organizadora del personal del programa.

Carla terminó su Lending Circle con 100% de pagos puntuales. Pagó su deuda e incluso consiguió acumular ahorros.

Pero, a pesar de su perfecto historial, le ponía nerviosa comprobar su puntuación de crédito. Había llegado a equiparar la puntuación de crédito con sentirse desanimada, desalentada y atascada.

Durante casi un mes después de terminar el Lending Circle, Carla retrasó la comprobación de su crédito. El mismo mes que Carla terminó su Lending Circle, fue invitada a asistir a una cumbre para innovadores de color en la Casa Blanca. Se llevó a sí misma de compras de trajes, reconfortada por el hecho de que ahora tenía suficientes ahorros para cubrir los gastos.

Carla encontró el traje perfecto: un traje gris con una corbata roja. En la caja registradora, la cajera le ofreció una solicitud de tarjeta de crédito de la tienda. Carla estaba acostumbrada a rechazar estas ofertas, sabiendo que probablemente no cumpliría los requisitos. Pero esta vez, la solicitó.

Y para su sorpresa, se clasificó.

"¡Me clasifiqué en un límite de $500! Me quedé súper sorprendido. Dije, espera... ¿Qué? ¡¿Me clasifico?!".

Animada por esta noticia, Carla se animó a comprobar su puntuación de crédito. Lo comprobó: había subido 100 puntos hasta los 650.

Pagó la tarjeta de crédito de la tienda y solicitó otra tarjeta que ofrecía millas de avión. Una vez más, la aprobaron, esta vez con un límite de $5000. Su próximo objetivo es ahorrar suficiente dinero para llevar a su madre a Europa el año que viene.

Qué nos depara el futuro

La estabilidad financiera ha transformado la visión de la vida de Carla.

"Voy a ser realista", dice. "Me siento bien. Tengo una tarjeta de crédito en caso de emergencia. Me estresa menos saber que cuando necesito el dinero, está ahí". Y añade: "Me siento más asentada en la tierra, como si mi vida volviera a estar en orden".

Carla se siente apasionada por iniciar más Lending Circles y fomentar más conversaciones abiertas sobre la exclusión financiera con las personas de color en la comunidad LGBTQ:

"Hay mucha vergüenza. A menudo es tabú hablar de las luchas financieras en nuestra comunidad... A veces pensamos que no tenemos este tipo de problemas, pero los tenemos."

Ahora mantiene sus gastos por debajo del 25% de su límite de crédito y paga el saldo completo de sus tarjetas cada mes. Estas habilidades son prácticas, pero tienen un significado mayor para Carla. Considera que la educación financiera es una forma poderosa de dominar un sistema económico que tan a menudo excluye y perjudica a las personas de color y a los miembros de la comunidad LGBTQ.

"Nadie nos ha enseñado a jugar a este juego", explica Carla. "Pero con los módulos de educación financiera, aprendemos las reglas".

MISSION ASSET FUND ES UNA ORGANIZACIÓN 501C3

Copyright © 2020 Mission Asset Fund. Reservados todos los derechos.

Spanish