Saltar al contenido principal

Amor y dinero


El profesor de sociología de Yale, Fred Wherry, explica cómo el dinero puede complicar el amor.

Lo que hace que la vida merezca ser vivida también la hace más difícil de navegar: El amor.

Amamos a nuestras familias, a nuestros vecinos y a nuestros lugares de culto. Donde está nuestro amor, está también nuestro tesoro. Cuando nace un bebé, compramos regalos. Cuando un padre cae enfermo, pagamos las facturas médicas; cuando un hijo es el primero en ir a la universidad, las facturas de la matrícula; cuando una familia sueña con tener su propia casa, un gran pago inicial.

La letra pequeña del amor

El amor tiene un coste. Estos costes se han descrito positivamente como "levantar mientras subimos" y negativamente como "cangrejos en un barril tirando unos de otros hacia abajo". En su versión positiva, cuando a un miembro de la familia le va bien, puede compartir información, servir de modelo y, a veces, proporcionar ayuda material a otros miembros de la familia o a personas de su comunidad que se esfuerzan por tener una vida mejor. En su versión negativa, el amor crea la obligación de ayudar a los necesitados, y éstos saben que se les puede persuadir de que renuncien a lo que tanto les ha costado conseguir para ayudarles.

En un estudio ampliamente citado sobre cómo las personas utilizan sus redes de parentesco y amistad para satisfacer sus necesidades en un barrio de bajos ingresos, Carol Stack cuenta la historia de una familia que recibió una suma inesperada que pretendía utilizar para el pago inicial de una casa. La buena noticia viajó rápidamente a través de sus redes de parentesco, y empezaron a llegar solicitudes de ayuda monetaria. El pago inicial desapareció; la familia aspirante fue arrastrada de nuevo al barril metafórico.

La forma en que el amor afecta al dinero depende del tipo de ayudas externas de que dispongan las familias que intentan llegar a fin de mes.

Las familias pobres y de ingresos medios de color tienen más probabilidades de que sus padres carezcan de ahorros adecuados para la jubilación. Cuando sus padres tienen problemas económicos porque la casa necesita un tejado nuevo, una muela infectada requiere una endodoncia, el seguro no paga el 15% de los costes del tratamiento del cáncer o el motor del coche ha caducado, son los hijos los que tienen que ayudarles. Mil dólares aquí o allá pueden devastar un presupuesto en el que los recortes de cupones y las horas extras trabajadas siguen significando que a estas familias les faltan unos cuantos cheques para el desahucio.

Esta visión del amor y el dinero va en contra de la narrativa popular del consumidor impulsivo que gasta libremente en frivolidades. En abril, el sociólogo Joseph Cohen publicó su análisis de los ingresos y patrones de gasto de los hogares a partir de los datos de 2011 de la Encuesta de Gastos de los Consumidores (CEX) de la Oficina de Estadísticas Laborales. Descubrió que los ingresos no han subido tan rápido como los precios de los bienes y servicios básicos. Las familias con ingresos estancados o a la baja gastaban más en lo básico: educación, cuidado de los niños, atención sanitaria, gastos de transporte y pagos de la hipoteca. El gasto en televisión, ordenadores y muchos otros productos no esenciales disminuyó[1]. En otras palabras, a la hora de asegurar el futuro educativo de sus hijos, cuidar la salud de sus seres queridos o asegurar una vivienda en propiedad, los hogares experimentaron la fragilidad de sus finanzas.

Un amor que dura

Las familias que sueñan con ser propietarias de una vivienda aprenden de primera mano el valor del amor; los hermanos o padres que les ayudan, sus costes. Una pareja puede ser capaz de hacer los pagos mensuales de una hipoteca, pero sus expedientes de crédito son demasiado finos o sus ahorros demasiado bajos para poder optar a ella. Puede que necesiten que un hermano firme conjuntamente el préstamo, alguien que se preocupe por ellos y esté dispuesto a invertir en la seguridad de su familia. Si no hay otras formas de aumentar la puntuación crediticia de los solicitantes o de apuntalar los ahorros, obligar a un miembro de la familia a incurrir en más riesgos parece ser la única respuesta.

Pero hay otras maneras. En lugar de denunciar los efectos negativos del amor, ¿por qué no movilizar las relaciones afectivas para promover la seguridad económica? Ha sido (y puede ser). El amor.

[1] Joseph N. Cohen, "The Myth of America's 'Culture of Consumption': La política puede ayudar a impulsar las finanzas de los hogares estadounidenses". Revista de Cultura de Consumo DOI: 10.1177/1469540514528196


Frederick F. Wherry es profesor de Sociología y codirector del Centro de Sociología Cultural (CCS) de la Universidad de Yale. Actualmente estudia los efectos de la cultura, las instituciones y las relaciones sociales en las experiencias bancarias y presupuestarias de los hogares de inmigrantes y minorías..