Hacer que nuestras vidas cuenten en el #2020Censo

"Así que sí", dijo mi compañera de piso entre servilletas para la nariz y sus lágrimas. "Hoy me han despedido con todo el personal del bar. No sé qué voy a hacer".

Por mucho que quisiera estar presente en esta conversación, no podía dejar de consultar mi teléfono. Un escalofrío se apoderó de mí, un puñetazo de hielo en las tripas, al ver cómo mis ahorros para la jubilación caían en picado desde la modestia hasta los jirones, mientras no podía hacer otra cosa que mirar.

El terror de ver cómo nuestras economías locales y las infraestructuras mundiales se derrumban al mismo tiempo es, para muchos de nosotros, demasiado.

Cuando miramos al proverbial Oriente hacia nuestros líderes electos, la ayuda tarda en llegar. En el momento de escribir este artículo, el Congreso está inmerso en una lucha partidista sobre un paquete de estímulo de $2 billones que bien podría ser el desfibrilador necesario para resucitar el corazón sangrante de nuestra economía nacional. Sin embargo, incluso si se logra aprobar, ya sabemos quién será el último en recuperarse.

Las comunidades marginadas y las familias inmigrantes trabajadoras a las que servimos cada día en MAF recibirán, en el mejor de los casos, centavos por cada dólar que necesiten porque son invisibles. El censo desempeña un papel fundamental a la hora de registrarlos oficialmente como inexistentes, ya que los inmigrantes han sido considerados durante décadas como poblaciones "difíciles de contar". Esto significa que todas las medidas de financiación del gobierno durante años, desde los almuerzos escolares hasta los (potenciales) cheques de estímulo de COVID-19 han sido garantizados como inadecuados para aquellos que más lo necesitaban.

Se espera que el censo de 2020 exacerbe aún más esta situación. La Casa Blanca ha estado sembrando activamente las semillas del miedo a través de políticas violentas como las redadas del ICE, la militarización de la comunidad fronteriza y el reciente y fallido intento de añadir una pregunta sobre inmigración. La gente se asusta ante cualquier llamada a la puerta de casa por la devastación que podría suponer en sus vidas. Si a esta realidad se le añade la actual epidemia de COVID-19, el panorama se vuelve varios tonos más sombrío.

En MAF estamos haciendo lo que podemos para dar un paso adelante. En lo inmediato, estamos entregando varios millones de dólares de ayuda de emergencia a través de nuestro Fondo de Ayuda Rápida a los necesitados. A largo plazo, estamos luchando para que el próximo paquete de ayuda gubernamental de un billón de dólares, si lo hay en la próxima década, vaya a parar a las manos adecuadas. La acción rápida necesita un cambio estructural en paralelo, si se quiere que sea duradera. Para nosotros, el censo es nuestra oportunidad de marcar la diferencia más allá del día a día.

Nuestro objetivo es garantizar que se cuente con 100% de nuestros clientes.

Para ello, nos hemos asociado con un estudio tecnológico, super{set}, para crear una herramienta que nos ayude a comunicarnos con más clientes, de forma más rápida e inteligente. Hemos aprovechado la automatización y el análisis para poder confirmar que todos nuestros más de 3.000 clientes participan en el momento cívico que da forma a todos los aspectos de nuestras vidas. Hemos aprendido las mejores prácticas de mensajería con nuestra coalición inicial de socios de confianza, que están involucrando a sus propias comunidades de clientes con nuestra herramienta a través de correo electrónico, SMS y teléfono.

Armados con estos activos, seguimos avanzando rápidamente para garantizar que todos los inmigrantes sean contados y sepan que pertenecen a la sociedad. No podemos hacerlo solos. Cada organización sin ánimo de lucro existe dentro de su propio mundo de influencia y, sólo juntos, podemos cubrir la colcha de retazos que es la vibrante diversidad de nuestra nación.

Vivimos un momento histórico y todos podemos hacer algo más que mirar. Si queremos que las comunidades a las que servimos salgan no solo preparadas para sobrevivir, sino para prosperar, debemos hacerlo.

Hagamos que nuestras vidas cuenten.

MISSION ASSET FUND ES UNA ORGANIZACIÓN 501C3

Copyright © 2020 Mission Asset Fund. Reservados todos los derechos.

Spanish