Dejar pasar las oportunidades: mi vida antes de la ciudadanía


Mi viaje de DREAMer a ciudadano estadounidense con Lending Circles for Citizenship

La gente suele celebrar su primer aniversario con papel, pero a mí me gusta hacer las cosas a mi manera. Celebré mi 14º aniversario de vivir en Estados Unidos con papel: el formulario N-400. Este formulario es una promesa que mi madre hizo realidad. Es la oportunidad de obtener mi ciudadanía estadounidense. Con mucha alegría y emoción, un pequeño paquete que incluye el formulario N-400, las fotos de mi pasaporte y un cheque, comencé mi proceso para convertirme en ciudadana estadounidense el 1 de abril. Este simple conjunto de papeles significa el mundo para mí. Es mi lucha, la de mi madre, la de mis hermanas, y es la promesa de un futuro mejor.

La historia de mi inmigración tiene que ver tanto con mi madre como conmigo.

Mi madre sacrificó tanto para traernos aquí y se sobrepuso a tanto para criarnos en un lugar que, en ese momento, le era ajeno. Mi madre se fue de El Salvador escapando de un matrimonio violento, dejando atrás a sus hijas y su vida como enfermera como último esfuerzo para sobrevivir. Dejó a su familia, su trabajo y la vida que conocía para que pudiéramos tener algo mejor, algo más de lo que ella nunca pudo.

Salí de El Salvador dos años después que mi madre, cuando tenía 11 años, con la promesa de que mis hermanas y yo nos reuniríamos con ella y podríamos ir a Disneylandia (la mayoría de los niños inmigrantes que conozco vienen con esa promesa, aunque no hemos podido hacer ese viaje... todavía).

En lugar de Disneylandia y de las estrellas de cine, me vine a vivir a la pintoresca Oakland, California, que sigue siendo una maravilla.

Aunque nuestro primer apartamento era pequeño y estrecho, estaba lleno de amor y risas. Años más tarde me trasladé a San Francisco, donde pude echar raíces. Pero esas raíces no se dejaron cavar de inmediato tan profundamente en la tierra como yo hubiera querido.

Fue cuando era adolescente cuando me di cuenta de lo que realmente significaba ser indocumentado. Mientras estaba en el instituto, dejé pasar muchas oportunidades debido a mi condición. No pude unirme a un grupo de chicas que visitaban Washington D.C. porque era un lastre para la escuela. Tampoco pude solicitar prácticas para aumentar mi experiencia porque no tenía número de la Seguridad Social.

Y entonces tuve que rechazar la oportunidad de mi vida.

Estaba llena de curiosidad y quería explorar mi nuevo hogar, pero ser indocumentada me limitaba a explorar California. Por aquel entonces, nadie, salvo mis mejores amigos, sabía que era indocumentada. Era la única de mi clase de último año en esa situación y tenía demasiado miedo de explicar la *verdadera* razón por la que tuve que rechazar tantas grandes oportunidades.

Luego tuve que dejar pasar la oportunidad de asistir a la Universidad de California en Los Ángeles porque costaba demasiado y no podía optar a la ayuda financiera. En 2006, cuando estaba decidiendo a qué universidad ir, había pocos recursos para los estudiantes indocumentados. Teníamos la ley AB540, que nos permitía pagar la matrícula estatal, pero no podía optar a Cal Grants o a la ayuda financiera federal como hacían mis amigos ciudadanos. Así que terminé yendo a la Universidad Estatal de San Francisco y logré ir a la universidad gracias a las becas de la Fundación Chicana Latina que no requerían un número de seguro social para calificar.

Me costó más de dos años superar los obstáculos de la inmigración para convertirme en residente de Estados Unidos, algo que no digo a la ligera.

Para poder hacerse ciudadano estadounidense, hay que esperar cinco años después de hacerse residente para poder solicitarlo. Hace un año, anticipando nuestro 5º aniversario de convertirnos en residentes de EE.UU., invité a mi madre y a mi hermana a unirse a una Círculo de Préstamo para la Ciudadanía. Conocí este programa mientras realizaba una pasantía en el Instituto César Chávez de la Universidad Estatal de San Francisco. Trabajaba como asistente estudiantil recogiendo encuestas para una evaluación académica sobre el prácticas financieras de individuos en el distrito de la Misión.

Mientras trabajaba en la escuela, me enteré de los diferentes programas que ofrece MAF, uno de los cuales es el Lending Circles para la ciudadanía. Nos inscribí para que el dinero que necesitábamos para solicitar la ciudadanía no nos detuviera. Para los tres, nos iba a costar más de $2.000 sólo para solicitarla. Con el aumento del coste de la vida en San Francisco, a mi madre le resulta cada vez más difícil mantener el alquiler y, al mismo tiempo, apoyar la carrera universitaria de mi hermana. El programa nos ha ayudado a ahorrar dinero cada mes para esta importante solicitud. Sabíamos que nuestro dinero estaría a salvo con el programa Lending Circle y que podríamos acceder a él una vez que estuviéramos preparados para solicitarlo.

En el programa Lending Circle, cada uno de nosotros hizo pagos mensuales de $68 durante diez meses para poder pagar los $680 del coste de la solicitud de ciudadanía.

Ser residente ha sido una gran bendición. He podido conseguir un trabajo que me encanta y viajar a lugares que hace años sólo habría soñado. Me encantó Lending Circles tanto que sabía que tenía que ser parte de MAF. Me encantó unirme al personal de MAF en el verano de 2014 como coordinadora de programas. Mi trabajo me permite ayudar a personas cuyas historias se parecen a la mía. Veo en ellos los retos y las oportunidades de mi propia experiencia como indocumentada en los Estados Unidos y quiero estar ahí para ayudarles en su viaje. Ahora que estoy en proceso de convertirme en ciudadana, estoy especialmente emocionada por poder expresar oficialmente mi voto, ¡las elecciones presidenciales de 2016, allá voy!

Presenté mi solicitud de ciudadanía el 1 de abril de este año y estoy a la espera de continuar con el proceso de entrevista y juramentación. Sigo alentando a mi mamá a hacer lo mismo, manteniéndola al tanto de todas las ferias de ciudadanía que se realizan en la ciudad, preparándola para las preguntas de la entrevista y ayudándola de maneras pequeñas pero persistentes (como instalar la aplicación de ciudadanía en su teléfono para que pueda estudiar sobre la marcha). Mi objetivo es que presente su solicitud a finales de este mes.

Quiero hacer todo lo que pueda para ayudar a mi madre en su camino hacia la ciudadanía, al igual que ella ha hecho tanto para apoyarnos a mis hermanas y a mí.

Para mí, la inmigración significa oportunidad. Significa supervivencia. Significa despojarse de la violencia y el dolor de un hogar roto, para crear nuevos recuerdos e impacto en un país que ahora llamas tuyo. La vida en Estados Unidos me ha dado muchas oportunidades, pero también ha tenido su parte de lucha.

Desde mis primeros recuerdos de vivir en un estrecho estudio con mis hermanas y mi madre, escondiéndonos en las sombras durante 9 años por nuestra condición de indocumentados, hasta llegar a mi entrevista final para la ciudadanía. Frente a todo eso, celebro, aclamo y sonrío.

Esta celebración no es sólo para mí. Esta celebración es para todos los que han luchado y superado cada obstáculo, cada bofetada, cada nombre que se les ha lanzado, en su viaje para encontrar la paz y una vida mejor para sus familias. Estas victorias y luchas me han acercado a mi madre, a mis hermanas y a encontrar una vida mejor para mí como ciudadano de los Estados Unidos. Ahora, al dar el último paso, reflexiono sobre el largo y rocoso camino, el papel con el que celebré mi aniversario y mi inminente ciudadanía.

Si conoce a alguien que podría utilizar Lending Circles para la ciudadanía, anímelo a inscribirse hoy mismo en LendingCircles.org.

MISSION ASSET FUND ES UNA ORGANIZACIÓN 501C3

Copyright © 2020 Mission Asset Fund. Reservados todos los derechos.

Spanish