La historia de Pilar: Una oda a Prince y a la propiedad de la vivienda

Pilar celebra este año su primer aniversario como propietaria de una vivienda. Su casa es un lugar hermoso, acogedor y tranquilo en el sur de Minneapolis. Recuerda el hogar cálido y cariñoso que su madre creó para ella cuando era joven, y se siente orgullosa del hogar que ha podido crear para sí misma.

 

Pilar, una joven audaz y apasionada que creció en un pequeño pueblo de Minnesota, tenía con su madre una relación muy estrecha y se apoyaba mutuamente. 

La madre de Pilar luchaba por llegar a fin de mes como madre soltera con varios trabajos en fábricas. A pesar de las dificultades económicas, proporcionó a Pilar una infancia cálida y cariñosa. Se aseguró de que su hija tuviera todas las oportunidades posibles. Cuando Pilar mostró su pasión por la danza, su madre la apuntó a clases de ballet y la envió a una escuela de artes escénicas.

En el instituto, Pilar era animadora, bailarina y música. Nunca tuvo miedo de expresarse, desde compartir sus opiniones hasta vestirse como quería. Era una niña de los 80 que adoraba la película "Purple Rain" y al músico Prince. Vio paralelismos entre ella y Prince: ambos eran habitantes de Minnesota que nunca encajaron del todo y tenían sueños de llegar a lo más alto.

"Prince salió de la pobreza y fue capaz de lograr tanto con tan pocos recursos. Dio a la gente la esperanza de que ellos también podían lograrlo. Tuvo una gran influencia en mi vida, y escuché su música para superar los momentos difíciles".

Pilar trabajó duro y ganó una beca para asistir a la Universidad de St. Mary, lo que hizo que su madre se sintiera inmensamente orgullosa. 

Dedicó su vida profesional al servicio público, y finalmente se trasladó a las Ciudades Gemelas después de que le ofrecieran un puesto de trabajo en Project for Pride in Living (PPL). PPL es una galardonada organización sin ánimo de lucro de Minneapolis dedicada a capacitar a personas y familias de bajos ingresos para que sean autosuficientes. Pilar es ahora la cara de PPL. Trabaja en la recepción del Centro de Aprendizaje de PPL y es el primer punto de contacto para cualquier persona que entre por las puertas. A diario escucha historias personales íntimas.

"Siempre deseo que nuestros clientes sepan de lo que son capaces cuando entran por primera vez en la oficina. Cuando escucho las historias de las personas que llegan a PPL, entiendo sus historias y sus antecedentes. Me identifico con ellos. Esto es mucho más que un trabajo para mí: es una misión".

PPL tiene programas de empleo y formación, y celebra graduaciones para los participantes que completan sus programas. Es habitual que los graduados expresen su agradecimiento a Pilar en la ceremonia de graduación, diciendo que fueron sus ánimos y su cara sonriente los que les hicieron apuntarse y seguir adelante.

 

Pilar oyó hablar por primera vez de Lending Circles a través de Henry, un compañero del personal de un Proyecto para el Orgullo de Vivir. PPL comenzó a ofrecer Lending Circles en 2015 y, hasta ahora, han atendido a más de 40 clientes y han generado un volumen de préstamos de algo más de $13.000.

Henry la animó a inscribirse en un Círculo de Préstamos para que pudiera explicar mejor el programa a los posibles participantes y trabajar para alcanzar sus propios objetivos financieros. En aquel momento, Pilar no tenía ningún crédito; quería evitar las tarjetas de crédito porque había oído historias sobre personas que se endeudaban. Su única experiencia con el crédito eran sus préstamos estudiantiles, y esto no era suficiente para proporcionarle una puntuación de crédito.  

Se reunió con un asesor crediticio y, por primera vez, se dio cuenta de que ser propietaria de una vivienda estaba a su alcance siempre que pudiera mejorar su puntuación crediticia. Motivada por esta noticia, Pilar se inscribió en un Círculo de Préstamos. Su grupo decidió hacer una aportación mensual de $50, y se sintió más unida al grupo después de que cada miembro compartiera información sobre sus objetivos financieros. Cuando llegó el momento de que Pilar recibiera su préstamo, era finales de junio en Minnesota y el calor era sofocante. Utilizó los fondos de su préstamo para comprar una unidad de aire acondicionado que tanto necesitaba. Pilar vivía con su sueldo en ese momento, y no podría haber pagado la unidad sin los fondos de Lending Circle. No sólo fue un alivio para ella, sino también para sus dos perros -hermanos rescatados- que estaban sufriendo el calor. Describió los vídeos de educación financiera que acompañaron a su Lending Circle como "reveladores". Por primera vez, Pilar se sintió cómoda gestionando un presupuesto.

"Esto puede parecer una locura, pero sinceramente no sabía que tenía que pagar mis facturas a tiempo".

 

Pilar es ahora una orgullosa propietaria. "Si no fuera por el Círculo de Préstamos y la reunión con Henry, no habría creído que fuera posible", dice al recordar el proceso. Todo el comportamiento de Pilar se ilumina cuando habla de su casa. Describe la casa como un lugar que "me permite ser quien quiero ser". Después de un día estresante en el trabajo, es un respiro maravilloso".

Pero hay una ventaja adicional para Pilar. Su casa está justo al lado de una casa muy especial -conocida como la "casa de Purple Rain" por los lugareños-, la casa que apareció en la icónica película de 1984 protagonizada por Prince.

Pilar sabe que la compra de su casa estaba predestinada. En el primer aniversario del fallecimiento de Prince, los fans se volcaron en su barrio bajo la lluvia y se congregaron en la casa de Purple Rain. Aunque Pilar nunca acabó siendo vecina de Prince, sigue sintiendo la magia de su presencia y su legado en su barrio. Riendo, dice: "por la noche, creo que veo luces púrpuras que salen del sótano. Es realmente algo".

Sobre el tema de la propiedad de la vivienda, Pilar dice: "Pensé que no era posible. Así que sepa que es posible, independientemente de dónde se encuentre".

MISSION ASSET FUND ES UNA ORGANIZACIÓN 501C3

Copyright © 2021 Mission Asset Fund. Reservados todos los derechos.

Spanish