Carga pública: Un ataque a todos los inmigrantes

Hace unas semanas, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) anunció una propuesta de norma que cambiará la forma en que el gobierno considera a los inmigrantes que han utilizado o pueden utilizar las prestaciones públicas. Esta norma propuesta impondría normas de evaluación escandalosas, como el uso del informe y la puntuación de crédito de un inmigrante para determinar si es o es probable que se convierta en una "carga pública". Para poner esto en perspectiva, una puntuación de crédito de 640 (una puntuación FICO por debajo de la media) podría significar la diferencia entre recibir o no una tarjeta verde.

La norma propuesta caracteriza los valores tóxicos de Estados Unidos que no reconocen ni respetan las contribuciones de todos los inmigrantes, independientemente de su situación económica.

Si se aplica, la norma dificultará que: 1) los inmigrantes que se encuentren actualmente fuera de Estados Unidos y deseen obtener un visado; o 2) los inmigrantes que ya estén en Estados Unidos y soliciten la residencia legal permanente (o la tarjeta verde) a través de un familiar o de su empleador.

El núcleo de la norma propuesta es el esfuerzo del gobierno federal por ampliar la lista de programas de asistencia pública que se tendrán en cuenta a la hora de evaluar el derecho de un inmigrante a obtener el estatuto. La actual política de cargas públicas sólo tiene en cuenta la asistencia en efectivo y la atención institucional a largo plazo financiada por el gobierno, pero la norma propuesta la ampliaría para incluir también los siguientes programas clave de la red de seguridad social: Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP), Medicaid no urgente, Medicare Parte D y vales de vivienda de la Sección 8.

Se trata de una táctica deliberada y mezquina empleada por la administración para perjudicar aún más a las familias inmigrantes vulnerables en Estados Unidos.

Además de ampliar la definición de carga pública para incluir otros programas de asistencia pública, la norma propuesta también establecería normas abreviadas para que los funcionarios del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS) las tengan en cuenta a la hora de tomar decisiones de carga pública.

En la norma propuesta, el gobierno federal esboza un nuevo umbral de ingresos familiares que favorece en gran medida a los inmigrantes con ingresos familiares superiores al 250% del nivel federal de pobreza (que, para una familia de cuatro miembros, es más de $62.000 anuales). La norma propuesta también obligaría a los inmigrantes a revelar su historial de crédito y su puntuación como factor ponderado de su situación financiera. Su ampliación de los programas de asistencia pública junto con su mayor amplitud de factores, como la situación económica, penalizaría a las familias inmigrantes no ciudadanas por falta de "autosuficiencia", o en otras palabras, por tener bajos ingresos.

El mensaje subyacente a las familias inmigrantes es lo más preocupante: elegir entre recibir asistencia pública fundamental para su salud y bienestar y el de su familia o asegurar su futuro estatus migratorio en Estados Unidos.

Es un dilema cruel e injusto el que se impone a las familias inmigrantes de bajos ingresos. Pero el hecho es que esta norma propuesta no afectará únicamente a las familias inmigrantes de bajos ingresos. Ya está causando un temor generalizado entre todo inmigrantes -incluidos sus hijos ciudadanos estadounidenses-.

Como organización sin ánimo de lucro que apoya a los inmigrantes, MAF entiende la importancia de la seguridad financiera y del acceso a productos de préstamo seguros y asequibles. Reconocemos la resistencia y el ingenio que muestran todos los inmigrantes en Estados Unidos para superar las barreras financieras. Esta norma propuesta no sólo es despiadada e injusta, sino que crea barreras para la movilidad ascendente de las familias de bajos ingresos e inmigrantes. Está diseñada para negar a estas familias la oportunidad de prosperar.

En más de diez años de apoyo a miles de personas de bajos ingresos, las familias y los inmigrantes para establecer su crédito, sabemos que los ingresos de un individuo y el informe de crédito por sí solo no representa una imagen clara de su situación financiera completa.

MAF, al igual que muchos otros proveedores de servicios directos sin fines de lucro, será testigo del daño que la norma propuesta por el DHS relacionada con la carga pública causará en las familias inmigrantes. Esta norma propuesta es un ataque inhumano y punitivo que destruirá la salud y el bienestar de las familias inmigrantes vulnerables en toda la nación.

El miércoles pasado, el DHS publicó recientemente su propuesta de norma en el Registro Federal, acto que marca el inicio de un período de comentarios públicos de 60 días que se cerrará el lunes 10 de diciembre. Es durante este periodo de 60 días de comentarios públicos cuando nuestra acción contra la carga pública importa más que nunca. 

La lucha está lejos de terminar y el momento de actuar es ahora.

MAF se compromete a defender a nuestras comunidades de inmigrantes y a oponerse a esta norma represiva propuesta. Ya sea que decida usar su voz durante la periodo de comentarios públicos o está interesado en saber más sobre nuestra labor de apoyo a los inmigrantesos animamos a todos a estar con nosotros como aliados al servicio de un trato justo y equitativo para todas las comunidades de inmigrantes.

MISSION ASSET FUND ES UNA ORGANIZACIÓN 501C3

Copyright © 2020 Mission Asset Fund. Reservados todos los derechos.

Spanish