Las "Ventanillas de Empoderamiento Financiero" seguras y de confianza para la comunidad mexicana son una luz en estos tiempos difíciles

Los inmigrantes mexicanos en Estados Unidos son más propensos a no estar bancarizados o a estar infrabancarizados en comparación con otros grupos de inmigrantes. Al mismo tiempo, las investigaciones demuestran que los inmigrantes tienen altos niveles de disciplina de ahorro, y un mayor porcentaje de inmigrantes mexicanos -independientemente de si tenían o no cuentas bancarias- acumulan ahorros en comparación con otras comunidades de inmigrantes. Con 36,6 millones de hispanos de origen mexicano viviendo en Estados Unidos, de los cuales aproximadamente 12 millones nacieron en México, contar con productos financieros específicos y adaptados ayuda a la comunidad a avanzar financieramente.

Crear productos, servicios y enfoques que sean culturalmente relevantes y apropiados, y conocer a las personas donde están y aprovechar sus puntos fuertes. maximiza su potencial de éxito financiero.

Para ampliar el acceso financiero de los inmigrantes mexicanos, CitiLa asociación, que incluye al Instituto de los Mexicanos en el Exterior (IME) y a una red nacional de organizaciones sin fines de lucro, ofrece educación financiera gratuita, de alta calidad y culturalmente competente a la comunidad mexicana en Estados Unidos.

La iniciativa fue crucial porque los productos que desarrolló el mercado nunca fueron diseñados, ni siquiera concebidos, pensando en los clientes de Mission Asset Fund (MAF). Los inmigrantes -sobre todo los de bajos ingresos- se convierten en usuarios secundarios.

MAF administra la iniciativa VAF a nivel nacional como parte de su misión de crear un mercado financiero justo para las familias trabajadoras y crear soluciones escalables, como el Aplicación MyMAF.

Proporcionar asesoramiento individual a los clientes en espacios seguros y de confianza permitió a MAF conocer más profundamente la vida financiera de la comunidad mexicana que vive en los Estados Unidos, incluidos los temores reales que tienen los mexicanos que viven en los Estados Unidos respecto a lo que sucedería con sus activos financieros si se enfrentaran a un proceso de deportación u otras crisis financieras.

"El espacio físico de los consulados es percibido por la comunidad como un lugar muy seguro, y un lugar en el que puedes recibir la información que es justa, y también la que necesitas. Está hecha a tu medida", dijo el embajador mexicano Iván Roberto Sierra-Medel.

De hecho, al reunirse con los clientes en esos entornos de confianza, MAF pudo obtener respuestas y preguntas más sinceras de la comunidad. La información obtenida llevó a MAF a desarrollar un nuevo plan de estudios relacionado con las emergencias financieras para ayudar a los miembros de la comunidad a prepararse mejor para los momentos de crisis, ya sean procesos de deportación, terremotos o pandemias.

A pesar de que la gran mayoría de los inmigrantes pagan impuestos federales, estatales y locales, no pueden acceder al seguro de desempleo, las prestaciones sanitarias, los cupones de alimentos y otros programas de seguridad con los que cuentan los ciudadanos estadounidenses en tiempos de necesidad.

El plan de estudios de MAF incluye un "Plan de Acción de Emergencia Financiera para Inmigrantes" con estrategias sencillas y tangibles para prepararse para las emergencias relacionadas con la inmigración, incluyendo consejos para proteger el dinero, las casas y otros bienes, y consejos sobre cómo prepararse en tiempos de estrés financiero.

"No dejamos de trabajar".

La preparación para emergencias es algo más que un lema en California, donde la amenaza de incendios forestales, terremotos y otras catástrofes se cierne sobre nosotros.

Según un informe de marzo de 2020 del Instituto de Política Migratoria, hay seis millones de inmigrantes que trabajan en la primera línea de la crisis del COVID-19, arriesgando su salud para seguir prestando servicios durante la pandemia, como la prestación de servicios médicos y de salud a domicilio, la limpieza de las habitaciones de los hospitales, la recolección y producción de alimentos y la dotación de personal de las tiendas de comestibles y otros negocios esenciales. Al mismo tiempo, la comunidad inmigrante, y las mujeres hispanas en particular, han sido las más afectadas por la pérdida de empleos a causa del COVID-19.

Afortunadamente, las herramientas y sistemas que MAF desarrolló para ayudar a las personas a prepararse para momentos de crisis sentaron las bases necesarias para responder inmediatamente a la pandemia de COVID-19.

Cuando llegaron las órdenes de refugio en el lugar, MAF comenzó escuchar a los clientes que estaban perdiendo sus fuentes de ingresos. En respuesta, MAF se movilizó rápidamente para poner en marcha una Fondo de Respuesta Rápida para hacer llegar el tan necesario dinero a los trabajadores con salarios bajos, a los estudiantes y a las familias de inmigrantes que han quedado fuera de la ayuda federal.

Lanzado en marzo, el Fondo de Respuesta Rápida proporciona subvenciones en efectivo de $500 a trabajadores con salarios bajos, estudiantes y familias de inmigrantes que quedaron fuera de la ayuda de la Ley CARES, incluidos los titulares de ITIN que pagan impuestos y sus parejas e hijos ciudadanos estadounidenses. Al movilizar una red nacional, el MAF recaudó más de $33 millones para proporcionar subvenciones en efectivo y préstamos de recuperación a 46.000 personas de todo el país.

Jesús, un cliente de Socios del barrio de Central City, el socio sin ánimo de lucro que presta servicios en la VAF del Consulado de México en Los Ángeles, se enteró del Fondo de Respuesta Rápida y solicitó una subvención. Antes de la pandemia, trabajaba a tiempo completo en el sector de la restauración, y a veces tenía dos o incluso tres empleos para poder mantener a su familia y reducir sus deudas.  

"La pandemia nos ha afectado más a los latinos y a los inmigrantes", dijo Jesús. "Los latinos estamos más expuestos, precisamente porque no hemos dejado de trabajar. Por eso a veces se pide ayuda".

"En este caso, vi la subvención (de respuesta rápida) y la solicité. Me ayudó mucho porque la mesa tenía más comida, al menos durante unos días, y pude comprar algunos extras y pagar algunas cosas. Y realmente, esto fue una gran ayuda".

La experiencia de Jesús subraya la importancia de contar con servicios pertinentes y culturalmente adecuados para la comunidad inmigrante.

 "Gracias a organizaciones como ésta que trabajan con amor, dedicación y profesionalidad. Gracias por decirle a la gente: 'Aquí hay recursos. Aquí existe la posibilidad de ayuda'".

"Puedo decir con orgullo que estamos sirviendo a nuestra comunidad".

Mientras que muchas organizaciones se vieron obligadas a cerrar sus operaciones debido al refugio en el lugar, la VAF rápidamente pivotó, creando un nuevo enfoque para continuar su trabajo vital, incluyendo la oferta de servicios de asesoramiento financiero en línea y seminarios web informativos sobre cómo navegar por la nueva realidad.  

"Covid ha sido un periodo difícil", dijo Sierra-Medel. "Tenemos la estrategia de que todos los consulados sigan prestando servicios, algunos de ellos en persona y otros a distancia, porque la comunidad en este momento se enfrenta a los retos más graves".

"COVID fue casi el peor escenario para la comunidad mexicana en los Estados Unidos", dijo el Cónsul Julio César Huerta-García, del Departamento de Asuntos Comunitarios del Consulado de México en San Francisco. "Trabajamos con MAF para utilizar la tecnología, lanzar videos informativos y seminarios web, y ser muy proactivos en la provisión de información y recursos para ayudar durante la crisis".

"La Ventanilla es una luz en estos tiempos tan duros, y puedo decir con orgullo que estamos sirviendo a nuestra comunidad", dijo Huerta-García.

Las asociaciones improbables son la clave del éxito

La improbable asociación que hay detrás de la iniciativa VAF -el gobierno mexicano, una institución financiera mundial y una red de organizaciones comunitarias sin ánimo de lucro- ilustra el tipo de enfoques profundos e intersectoriales que se requieren para abordar los complejos retos sistémicos a los que se enfrentan las comunidades de bajos ingresos.

Este artículo ha sido redactado en colaboración entre José A. Quiñonez, fundador y director general de MAF, y Marco Chavarin, vicepresidente de Citi Community Investing and Development, Norte de California.

MISSION ASSET FUND ES UNA ORGANIZACIÓN 501C3

Copyright © 2020 Mission Asset Fund. Reservados todos los derechos.

Spanish