La historia de Taryn: Encontrar la transformación en la incertidumbre

La magnética personalidad de Taryn Williams y su contagiosa risa superan fácilmente la monotonía de la típica videoconferencia que se ha convertido en algo demasiado familiar para muchos de nosotros. Estudiante a tiempo completo de la Universidad Estatal de California en Long Beach y madre de los mellizos de cinco años Isaiah y McKayla, Taryn no es ajena a los retos de una carga pesada en circunstancias difíciles. Mientras almuerza durante nuestra conversación en vídeo, habla con entusiasmo de sus prácticas de ejecutiva en Target este verano. Se echa hacia atrás para mostrarme su calendario repleto de códigos de colores, repleto de tareas de tesis, exámenes de práctica del GRE y plazos de solicitud. "Es una auténtica locura", comenta con una amplia sonrisa. 

Al igual que muchos estudiantes universitarios, Taryn ha experimentado el importante trastorno que el COVID-19 ha supuesto para las interacciones sociales cotidianas en los bulliciosos campus universitarios. La pérdida de un apasionado intercambio de ideas, la pérdida de un espacio de estudio y, como madre de dos niños pequeños, Taryn también ha perdido el acceso a las guarderías y a las comidas gratuitas. Para Taryn, la universidad no sólo era su lugar de crecimiento académico y personal, sino también su red de seguridad social. "La seguridad financiera para mí estaba fuertemente ligada a estar en la universidad. Cuando se produjo el COVID, no recibí mi cheque de estímulo, se redujeron las horas de trabajo de mi marido y perdí la ayuda del gobierno". Como beneficiaria de la beca de apoyo a estudiantes universitarios de CA, Taryn pudo comprar alimentos y cubrir las necesidades básicas de su familia. Sin embargo, la pérdida de los ingresos críticos y del apoyo alimentario para su familia supuso una nueva serie de retos. Pero para Taryn, este fue otro capítulo de una larga historia de perseverancia y esperanza. 

La inspiración y la esperanza surgen en momentos improbables

"Mis hijos son el motor de todo lo que hago. Volví a la escuela cuando tenían quince meses, y fue una locura".

A los 31 años, Taryn decidió que quería tener una foto de sí misma con los trajes de graduación de la universidad con sus hijos. Y eligió un momento especialmente inesperado de su vida para hacerlo.

"Cuando volví a la escuela, no tenía guardería, acababa de destrozar mi coche, nos habíamos visto obligados a abandonar nuestra vivienda debido al aburguesamiento. Así que no tenía un lugar donde vivir, no tenía una cuenta bancaria, no tenía un trabajo, no tenía un coche, tenía estos dos recién nacidos. Quería decirme a mí misma que no era el momento de volver a estudiar. Pero seguí adelante".

Más de diez años antes, Taryn había empezado la universidad, pero al final tuvo que hacer una pausa permanente. Taryn describe la agonía de asistir a la escuela durante años y tratar de mantenerse concentrada mientras lidia con una bola curva tras otra. Criada en el sistema de acogida, Taryn había asistido a más de una docena de escuelas primarias. Se mudaba tan a menudo que le preocupaba no saber leer ni escribir correctamente. Cuando tenía 19 años, su padre perdió el trabajo y se fue de la ciudad. Se quedó sin hogar. Sufrió abuso de sustancias y depresión. "Al no poder proporcionarme alimentos básicos, alojamiento y ropa, la escuela dejó de ser una prioridad para mí". Casi diez años después de dejar la universidad, Taryn se inscribió en el Long Beach City College para obtener su título de asociado. Su objetivo al volver a la escuela: mostrar a sus hijos lo que podría ser un futuro alternativo. El momento -en el que se encontraba en su vida y con quién estaba- lo era todo para este nuevo comienzo.

El poder de ser visto y escuchado: Encontrar una voz en la comunidad y la aceptación

Bastó un sobresaliente en su clase de química para que la trayectoria académica de Taryn cambiara por completo. Entonces la recomendaron para el Programa de Honores. Taryn no sentía que fuera allí donde estaba en absolutorecordó con una risa incrédula. 

"Unirme a ese programa de honores y que la gente de allí me aceptara totalmente por lo que soy -y que realmente me conociera donde estaba en esa parte de mi viaje académico- fue realmente un refuerzo". 

Salir de su zona de confort encendió un fuego en ella para seguir adelante. Los ánimos de la gente alimentaron su motivación y su confianza en sí misma. Y entonces sucedió: consiguió su primer 4,0 de nota media. "Conseguir ese 4,0 me hizo darme cuenta de que no debía juzgarme por mis experiencias anteriores". Ahora sabía que tenía que ir aún más lejos.  

En 2018, Taryn se transfirió a la Cal State University Long Beach con la President's Scholarship, las becas más prestigiosas basadas en el mérito que otorga la universidad.

"Esas becas son para jóvenes de 18 años, recién salidos de la escuela secundaria, que tienen más de un 4.0 de promedio. Tengo más de 30 años, tengo hijos en casa y no tengo un promedio acumulado de 4.0. ¿Qué querían de mí? ¿Qué querían de mí, pensé?".

Pero Taryn encontró su voz en el campus. El apoyo que recibió al llegar fue tan abrumador que por fin se sintió cómoda compartiendo una parte de su vida que siempre había callado: había estado encarcelada. Taryn había sido encarcelada justo antes de que nacieran sus gemelos. Nunca había querido hablar de ello, porque creía que no sería digna de confianza. No creía que la gente creyera realmente que era una "mujer cambiada". 

Encontró la curación en la apertura. "Fue liberador, humillante, y como soy naturalmente tan ruidosa y de espíritu libre, simplemente aproveché eso. Me dio mucha autoestima". Los estudiantes con su misma experiencia le decían que su franqueza también les ayudaba a sanar. Taryn encontró fuerza en sus comunidades de apoyo, y utiliza esta fuerza para alimentar su motivación para seguir adelante.

Cambiando la narrativa como académico y defensor: Mirando más allá de COVID-19

Justo antes de la llegada de COVID, Taryn acababa de dar una charla TEDx sobre los prejuicios y los juicios de valor, en particular en torno a las personas previamente encarceladas y los estereotipos negativos que la gente tiene sobre ellas. "Salgo al escenario con una chaqueta y la gente me mira con cierto respeto. Luego, al cabo de un rato, me quito la chaqueta y muestro un montón de tatuajes, y la gente se da cuenta de mis piercings. Entonces me miran de otra manera. Me juzgan y lo noto".

Taryn se esfuerza por cambiar el relato sobre las posibilidades de los jóvenes encarcelados y en régimen de acogida de alcanzar niveles de educación más altos.

Quiere presentarse a programas de doctorado y convertirse algún día en profesora de una universidad para poder defender y apoyar a sus comunidades. Taryn tiene previsto graduarse este diciembre con una doble licenciatura en gestión y gestión de la cadena de suministro de operaciones. 

Sí, está muy preocupada por las implicaciones de la COVID y por cómo va a gestionar los horarios escolares de sus hijos este otoño, ahora que empiezan la guardería.

"Ser padre en la universidad durante una pandemia puede ser una de las cosas más difíciles por las que he pasado".

Mientras termina su tesis, completa sus prácticas, se presenta a programas de doctorado y hace malabarismos con las necesidades de su familia, Taryn pone un pie delante del otro y continúa su camino hacia adelante. Me muestra con orgullo un lienzo con la foto de su graduación de la licenciatura con sus hijos, con todos los galones. Está deseando coleccionar más fotos.  

"Mi mayor esperanza es que la gente entienda que realmente se puede hacer lo que se quiera. Tienes que buscar tu comunidad. Tienes que estar dispuesto a hablar de lo que necesitas y decir cuando no se satisfacen tus necesidades. Y lo que es más importante, tienes que estar dispuesto a pedir más: tienes que saber que merece la pena pedir más. Y todo es posible." 

"¿Alguna última palabra?" Pregunto, todavía empapándome de la profundidad del desenfadado resumen de lecciones de vida de Taryn. "Sí, ¡ponte una máscara!", exclama entre risas. 

MISSION ASSET FUND ES UNA ORGANIZACIÓN 501C3

Copyright © 2021 Mission Asset Fund. Reservados todos los derechos.

Spanish