Testificando ante el Comité Económico Conjunto

El 30 de abril de 2019, testifiqué ante la audiencia del Comité Económico Conjunto del Congreso de los Estados Unidos sobre "La ampliación de las oportunidades mediante el fortalecimiento de las familias, las comunidades y la sociedad civil." Este organismo bipartidista fue convocado para hacer recomendaciones para mejorar la movilidad económica y fortalecer el capital social para las poblaciones desatendidas en todo el país. Durante la audiencia, presenté mis ideas sobre las barreras que enfrentan las personas de bajos ingresos para alcanzar su potencial económico y lo que el Congreso puede hacer para sacarlos de las sombras financieras. Estoy agradecido por la increíble oportunidad de elevar el papel de MAF y otras organizaciones comunitarias como recursos consistentes y de confianza para apoyar a las familias de bajos ingresos para mejorar sus vidas financieras en los Estados Unidos.

Gracias, presidente Lee, senador Hassan y miembros del Comité Económico Conjunto por celebrar esta importante audiencia.

Mi nombre es José Quiñonez.

Soy inmigrante, llegué a este país en la oscuridad de la noche cuando tenía nueve años, ajusté mi estatus a través de la Ley de Reforma y Control de la Inmigración de 1986, me convertí en ciudadano estadounidense, y ahora estoy viviendo mi Sueño Americano de ayudar a las personas de bajos ingresos a ser visibles, activos y exitosos en el mercado financiero.

Como director general de la Mission Asset Fund, una organización sin ánimo de lucro con sede en San Francisco (California), tengo experiencia de primera mano a la hora de abordar los enormes retos financieros a los que se enfrentan nuestros clientes cada día.

Y lo que he aprendido es lo siguiente: ser pobre en Estados Unidos es caro, especialmente para las personas que viven fuera de la corriente financiera.

A nivel nacional, uno de cada siete latinos no está bancarizado, es decir, no tiene cuentas corrientes ni de ahorro. Aunque los investigadores señalan varias razones por las que la gente no tiene cuentas, sabemos que los bancos excluyen a la gente por su condición de inmigrante o porque exigen formas de identificación restringidas. En consecuencia, muchos de nuestros clientes no tienen cuenta bancaria y no tienen más remedio que recurrir a proveedores alternativos que cobran más por cambiar cheques o pagar facturas. El hogar medio de los desatendidos que gana $25.500 al año paga alrededor de 10% de sus ingresos en comisiones e intereses por servicios financieros que los que tenemos cuentas bancarias solemos obtener gratis.

La falta de crédito es un reto. A nivel nacional, casi uno de cada tres latinos es invisible al crédito, lo que significa que no tienen puntuaciones ni informes de crédito. Dada la naturaleza de nuestra economía, es poco lo que se puede hacer sin crédito: las personas no pueden obtener préstamos para comprar casas o abrir negocios, no pueden alquilar apartamentos y, en algunos estados, ni siquiera pueden conseguir trabajo sin que los empleadores comprueben sus informes de crédito.

Sin acceso a un crédito asequible, la gente recurre a prestamistas de alto coste -algunos pagan 100% de TAE por préstamos de poco dinero, y bastante más por préstamos de día de pago a corto plazo.

Las barreras a la movilidad económica no son sólo financieras. La gente también está agobiada por la incertidumbre del actual entorno político antiinmigrante, temiendo perder a sus familias y agotando sus ahorros. A muchos les preocupa ser detenidos por falta de documentación, lo que provoca una crisis financiera. Sólo la fianza podría quitarles $5.000; la obtención de representación legal, hasta $20.000; y los costes aumentan a partir de ahí.

Entonces, ¿cómo podemos ayudar a las personas a desarrollar su potencial económico cuando son financieramente invisibles y se enfrentan a enormes desafíos en sus vidas?

Encontramos las respuestas en cómo nuestros clientes aprovechan el capital social -sus relaciones con la familia y los amigos- para sobrevivir y prosperar.

Nuestros clientes practican una antigua tradición de prestar y ahorrar dinero juntos; es una actividad conocida con cientos de nombres diferentes en todo el mundo, pero que en esencia es la misma. Un grupo de personas se reúne y acuerda poner en común su dinero para que un miembro del grupo se lleve la suma global, y lo vuelven a hacer semanal o mensualmente hasta que todos los miembros del grupo han tenido la oportunidad de recibir la suma global. Cuando la gente no tiene acceso a los préstamos, así es como crean los suyos propios, utilizando sólo su palabra y confianza.

Construimos nuestro Programa Lending Circles sobre esta tradición. Formalizamos los préstamos haciendo que los participantes firmaran pagarés, que luego MAF gestiona e informa a las agencias de crédito.

Desde el lanzamiento del programa en 2008, hemos concedido 11.223 préstamos para ayudar a los participantes a construir su crédito; de hecho, ven aumentar su puntuación media en 168 puntos, lo que les abre un mundo de posibilidades en el mercado crediticio.

Y la tasa de reembolso es del 99,3%, una tasa inaudita en el mundo de los microcréditos.

Lending Circles es un ejemplo de lo que podríamos hacer con y para la gente si diseñamos programas y políticas para el éxito, basados en los puntos fuertes y el capital social de las personas para crear un cambio real y duradero.

A pesar de lo prometedor de este enfoque, no es suficiente para ayudar a los millones de personas atrapadas por barreras que disminuyen su potencial económico.

Necesitamos mejores datos para entender los retos de las personas. Los informes de investigación basados en conjuntos de datos nacionales suelen ignorar a los que son invisibles desde el punto de vista financiero, con lo que se pierden segmentos fundamentales de nuestra sociedad.

El Congreso puede eliminar los límites de activos de los programas de prestaciones públicas como el SNAP, que son un salvavidas para las familias que no ganan lo suficiente para llegar a fin de mes.

El Congreso puede aclarar que la ciudadanía estadounidense no es un requisito previo para acceder a los servicios financieros, y permitir más identificaciones emitidas por el gobierno al abrir cuentas.

El Congreso puede reducir significativamente el número de créditos invisibles permitiendo que se incluyan en los informes crediticios los datos de pagos positivos de servicios públicos, alquileres y telecomunicaciones.

Y el Congreso puede exigir normas de aseguramiento de la "capacidad de reembolso" y plazos más largos para los préstamos de bajo importe y de día de pago.

Creo que estas reformas pueden contribuir en gran medida a liberar el potencial económico de las personas y ayudarlas a realizar también sus Sueños Americanos.  

Gracias por celebrar esta audiencia y espero continuar esta importante conversación.

MISSION ASSET FUND ES UNA ORGANIZACIÓN 501C3

Copyright © 2021 Mission Asset Fund. Reservados todos los derechos.

Spanish