La política debe potenciar las fortalezas de las personas, no criticar su carácter


Un reciente artículo del sociólogo Philip N. Cohen subraya la importancia de las políticas que respetan la dignidad y las fortalezas de las familias a las que servimos.

La semana pasada, Philip N. Cohen, profesor de sociología de la Universidad de Maryland y experto del Consejo de Familias Contemporáneas, publicó un artículo en el Washington Post en el que sostenía que "La política estadounidense fracasa en la reducción de la pobreza infantil porque pretende arreglar a los pobres."

El titular me llamó la atención.

En él se recogía sucintamente lo que décadas de trabajo con comunidades de bajos ingresos me han enseñado: No necesitamos salvadores que enseñen a los pobres la moral correcta. Necesitamos defensores que reconozcan y cultiven sus puntos fuertes para que ellos mismos salgan de la pobreza.

Las políticas actuales de lucha contra la pobreza que pretenden arreglarlas, en realidad van en su contra.

El artículo de Cohen examina este enfoque actual y prescinde de él. Cuestiona los motivos, la lógica y los resultados de las políticas de lucha contra la pobreza que presionan a los padres pobres para que se casen o encuentren trabajo como condición previa para recibir ayuda del gobierno:

Sabemos que crecer en la pobreza es malo para los niños. Pero en lugar de centrarse en el dinero, la política de lucha contra la pobreza de EE.UU. suele centrarse en las supuestas deficiencias morales de los propios pobres. ... En concreto, ofrecemos dos opciones a los padres pobres si quieren salir de la pobreza: conseguir un trabajo o casarse. Este enfoque no sólo no funciona, sino que además es un castigo cruel para los niños, que no pueden hacerse responsables de las decisiones de sus padres.

Las prestaciones fiscales, como el crédito fiscal por hijos y el crédito fiscal por ingresos del trabajo, están reservadas a quienes pueden encontrar y mantener un empleo, lo que puede ser casi imposible para las personas que se esfuerzan por cuidar a los niños pequeños o a los padres mayores y a las personas con discapacidades que dificultan el trabajo. Las ayudas sociales están limitadas por requisitos de trabajo y límites de tiempo que dejan a millones de familias fuera.

Otras políticas pasadas, presentes y propuestas contra la pobreza están diseñadas para incentivar el matrimonio, penalizando de hecho a los padres que deciden no casarse, una elección que todos, ricos o pobres, deberían poder hacer libremente.

Políticas como ésta no tratan a los pobres con el respeto que merecen.

Y no ofrecen soluciones que funcionen para todas las familias. Cohen propone alternativas más sencillas, programas que sirvan a todos los padres por igual y ofrezcan a las familias pobres una ventaja sin imponer juicios morales sobre sus decisiones y necesidades individuales.

Esto nos lleva a una lección más amplia de la que todos nosotros -políticos, líderes sin ánimo de lucro, miembros de la comunidad- podemos aprender: debemos encontrarnos con la gente donde está, respetar lo que aportan y aprovechar los puntos fuertes que tienen.

Este enfoque no es una quimera. Lo veo funcionar todos los días con Lending Circles.

Los programas de préstamos sociales de MAF parten de una posición de respeto, reconociendo y valorando los ricos recursos y el conocimiento financiero que nuestros clientes ya poseen. A continuación, nos basamos en esos puntos fuertes integrar sus comportamientos positivos y sus prácticas informales en el mercado financiero general.

Los pobres no están rotos. Tienen puntos fuertes que con demasiada frecuencia no reconocemos.

En lugar de juzgar su comportamiento e imponerles nuestros propios valores, debemos tratarlos con dignidad y buscar soluciones que funcionen para todos, sea cual sea su origen, sus capacidades o su estado civil.

MISSION ASSET FUND ES UNA ORGANIZACIÓN 501C3

Copyright © 2020 Mission Asset Fund. Reservados todos los derechos.

Spanish