Nos apoyamos mutuamente en tiempos de crisis

Si tuviera que destilar la esencia del trabajo de Respuesta Rápida de MAF en una palabra sería: asociaciones. En medio del nuevo distanciamiento social, hemos sido capaces de acercarnos más que nunca para escucharnos y ayudarnos mutuamente durante esta crisis inimaginable.

Poco después de que se dieran las órdenes de permanencia en casa en marzo, nos pusimos a ayudar a los clientes que sabíamos que iban a verse afectados.

Enseguida escuchamos a los clientes, angustiados por la pérdida de ingresos, sin saber cómo iban a pagar el alquiler, comprar comida o incluso mantenerse al día con sus facturas mensuales. Sentimos su preocupación y nos movimos rápidamente para levantar un Fondo de Respuesta Rápida el 20 de marzo sin saber realmente la profundidad de la pandemia en desarrollo.

En los primeros momentos de la crisis, el campo de la filantropía se unió para responder a este nuevo reto.

Nos asociamos con fundaciones que dieron un paso al frente para apoyar a las comunidades con las que trabajan y que les preocupan profundamente: estudiantes universitarios, miembros de la economía creativa y familias de inmigrantes que quedaron fuera de la Ley CARES. Trabajaron para hacernos llegar el dinero rápidamente, reconociendo la urgencia y ayudándonos a poner el dinero directamente en manos de quienes lo necesitaban lo más rápido posible. Nunca había visto que el proceso de subvención fuera tan rápido, pasando de nuestra primera conversación al compromiso y al desembolso en cuestión de días. Es asombroso lo que se puede conseguir cuando se tiene una visión clara y se está comprometido con el objetivo final.

Mientras la recaudación de fondos estaba en marcha, nuestro equipo reutilizaba nuestros sistemas y tecnología para desembolsar subvenciones en efectivo a gran escala.

Creamos un proceso de solicitud totalmente nuevo para cada una de las comunidades a las que nos propusimos apoyar, dedicando tiempo a considerar cómo podíamos atender de forma equitativa la tremenda necesidad que había. Nos aseguramos de que en cada solicitud hiciéramos la serie de preguntas adecuadas con cuidado y respeto y nos tomamos el tiempo necesario para comprender la realidad financiera, las estrategias y los recursos de cada solicitante. Con esto, pudimos priorizar la necesidad: sabíamos que el orden de llegada sólo exageraba las desigualdades sistémicas y las barreras de acceso, privilegiando a los que tenían el Internet más rápido y la mejor información. Creamos una alternativa que centraba los recursos que teníamos en quienes más lo necesitaban. Y, subyacente a todo este proceso, nos aseguramos de que nuestro nuevo sistema se estableciera con el mismo firme compromiso de procesar los datos financieros sensibles de forma eficiente y segura.

Siete semanas después de la cuarentena, nos encontramos en medio de la entrega de subvenciones $500 a más de 20.000 personas que se encuentran en situación de desesperada necesidad económica.

Es inspirador hacer un balance de lo que hemos logrado con nuestros socios:

  • 3 fondos de respuesta rápida para apoyar a estudiantes universitarios, jóvenes creativos y familias inmigrantes
  • 23 fundaciones que reúnen recursos de los tres fondos
  • $12M en total para proporcionar a la gente ayuda financiera de emergencia
  • 26 socios de divulgación que nos ponen en contacto con familias inmigrantes que cumplen los requisitos

Con nuestros socios a nuestro lado y nuestra pequeña pero poderosa plantilla de 29 MAFistas, hemos podido apoyar:

  • Más de 75.000 personas que se inscribieron en busca de ayuda
  • Más de 52.000 pre-solicitudes completadas con información sobre la situación financiera de las personas
  • Más de 8.000 solicitudes completas completadas en nuestra plataforma segura
  • Más de 5.500 subvenciones distribuidas e ingresadas en cuentas corrientes

En cada paso, ha habido un gran trabajo cuidadoso y reflexivo detrás de todas estas cifras.

MAFistas se encargó de garantizar que construyéramos las aplicaciones adecuadas, utilizáramos la tecnología correcta y creáramos el proceso adecuado para cada una de las comunidades a las que ayudamos, todo ello hecho con cuidado y urgencia para ayudar a la gente en este momento de crisis. ¿Por qué? Sencillamente: hemos recibido más de 7.000 correos electrónicos, llamadas y tickets de personas que piden ayuda; oímos sus historias, sus gritos de ayuda, y eso está motivando al personal a ir más allá de nuestro trabajo normal para acudir a las personas en su momento de necesidad.

Sólo puedo decir que es realmente humillante ser testigo de tal devoción.

Con esta bondad y compasión detrás, estamos demostrando lo mejor de lo que pueden ser la tecnología y las finanzas. Y con nuestros socios a nuestro lado, estamos demostrando lo que significa dar la cara por las personas: ayudar a las familias en este momento de crisis no solo con ayuda financiera sino, lo que es más importante, con un mensaje de esperanza y solidaridad de que no están solas.

Usted puede apoyar el Fondo de Respuesta Rápida de MAF aquí.

MISSION ASSET FUND ES UNA ORGANIZACIÓN 501C3

Copyright © 2020 Mission Asset Fund. Reservados todos los derechos.

Spanish